BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

miércoles, 20 de junio de 2012

Sexo y cuerpos energéticos, parte 2


LOS CUERPOS MATERIALES




La materia se manifiesta en varios niveles de vibración, en varios estados y frecuencias.

 Y para interactuar con cada uno de estos niveles substanciales, el Alma emplea determinados vehículos con el objetivo de adaptarse al medio sobre el que quiere influir o con el cual desea interactuar para su evolución.

Del más denso (bajo en vibración) al más sutil (elevado en vibración), son cuatro, llamados físico, astral, mental y etérico superior, que cuentan con las siguientes características:
  
CUERPO FÍSICO.
Corresponde al cuarto cuadrante de la materia y al elemento Tierra en el microcosmos; y como tal, las asociaciones de este elemento también son aplicables a este vehículo, siempre y cuando sean adaptadas al contexto del que se trate, claro está. De esto se sigue que, al igual que los otros elementos asientan sus fuerzas y las manifiestan a través de la tierra, influyendo sobre ella y sirviéndose de ella para lograr su acción y proyección, así los otros vehículos se sirven del físico para manifestar su acción en el nivel que a éste le es propio:

 Es su vehículo de experimentación, expresión y manifestación en la realidad objetiva de tercera dimensión.
 Entonces, siendo el más denso de los cuatro cuerpos inferiores o materiales, el cuerpo físico también es el vehículo de las sensaciones, que son traducidas en impulsos nerviosos por medio de los órganos de los sentidos.

Pero estos mecanismos son principalmente automáticos, como resultado de un acto reflejo, mientras este vehículo denso no reciba la influencia de los vehículos superiores, ya que la conciencia que le es propia es la instintiva.
  
No obstante, la parte de la psique encargada de vigilar sus procesos y funciones, teniendo todo cuidado en su fisiología interna y en los sutiles mecanismos químicos que tienen lugar en su estructura, es la subconciencia (puente entre el inconsciente y la conciencia), y por medio de ella, el cuerpo mental controla todos los procesos, reacciones, etc., detrás de la conciencia de uno mismo, y los procesos se llevan a cabo de forma apropiada.

 La interface que recibe las impresiones de la mente y las traduce al “lenguaje” del cuerpo físico es el cerebro.

Por medio del hemisferio derecho transmite el pensamiento no-lineal o ramificado, la intuición, la creatividad, y los procesos del pensamiento abstracto, así como los medios de los que la intuición se sirve; entonces, el hemisferio derecho es femenino o lunar, gobernando las características femeninas en él. 

Por otro lado, la mente transmite el resto de las impresiones por medio del hemisferio izquierdo, que es el del pensamiento lógico o lineal, el de los procesos del pensamiento concreto, el intelecto y la razón (el raciocinio) y los medios de los que ambos se sirven para ser funcionales…por lo tanto, este hemisferio es solar o masculino.
  
Sin embargo, cuando ambos hemisferios funcionan en equilibrio adecuado, tenemos el gestalt de la evolución del cerebro, y el 10% calculado por los científicos, que es el porcentaje del cerebro en uso activo por la generalidad de los individuos que conforman la especie humana, se eleva a la potencia N y así le abre al ser las posibilidades para que entre en las regiones más profundas de la mente y pueda recibir las impresiones que le vengan de ahí y traducirlas en expresiones en el mundo físico.

 EL CUERPO ASTRAL
El cuerpo astral interactúa con el físico vía las glándulas de secreción interna que son las contrapartes físicas de los centros energéticos siderales, y éstas son: glándulas sexuales y coccígea para el centro raíz; el bazo para el centro esplénico; el páncreas y las suprarrenales para el centro del plexo solar; la glándula timo para el centro cardíaco, que es la que mantiene activo el sistema inmunológico; las glándulas tiroides y paratiroides para el centro laríngeo; la glándula pituitaria para el centro del tercer ojo; y por último, la glándula pineal, correspondiente al chakra de la corona.

Además, la psique interactúa con el físico influenciando ambos lados de éste, si lo analizamos en cuadrantes.
  
La mente inconsciente influye sobre el lado izquierdo del cuerpo y la conciencia sobre el lado derecho; la zona de la cintura para arriba corresponde a la conciencia y de la cintura para abajo al inconsciente.
  
De ahí que sea el hemisferio izquierdo del cerebro el que controla el lado derecho del cuerpo y el hemisferio derecho el que controla el lado izquierdo.
  
El vehículo etéreo inferior interactúa con el cuerpo físico gracias a la respiración y por medio del aire, que es el medio de propagación del Piana o fuerza vital más densa, ya que las dos capas más sutiles del oxígeno son las portadoras de este tipo de energía vital.
  
EL CUERPO ETÉRICO
Por último, el cuerpo Etérico superior, no sólo interactúa con el físico, sino que sostiene su forma relativamente estable, ya que la materia física está libre de fluctuaciones muy rara vez, aunque éstas no sean visibles o notadas por la conciencia mientras ocurren.
  
Entonces, el cuerpo Etérico superior interactúa con el físico por medio del vehículo que le transmite a este último las dos clases de éter superior: la sangre, que es el asiento micro cósmico de la primera materia, y el material básico del cuerpo físico.
  
Tomando en cuenta este descubrimiento, ahora el mito de los “VEMPIROS” es menos obscuro para nosotros si lo analizamos desde este punto de vista.
  
Entonces, como hemos visto, a través del cuerpo físico se manifiestan las energías de los demás vehículos que le son superiores en vibración; y por ello, está subordinado a la acción de ellos.
  
Conformado por energía condensada en la materia física que abarca las tres dimensiones, cuenta con los llamados cinco sentidos (vista, oído, olfato, gusto, tacto) para interactuar con el ambiente y el entorno en el cual se desenvuelve, y con órganos que traducen los estímulos externos en las cualidades y los mecanismos propios de ser traducidos en sensaciones por esos cinco sentidos.
  
Está constituido por sistemas y aparatos (nervioso, circulatorio, inmunológico, respiratorio, digestivo, excretor, endocrino, reproductor) que regulan sus funciones orgánicas y fisiológicas, los cuales mantienen comunicación entre ellos, y los diversas partes de un sistema (órganos) también sostienen una comunicación, hasta cierto punto interdependiente, entre ellas. Estos órganos, a su vez, están conformados por células especializadas para cada uno, y ellas están constituidas por moléculas, por átomos, por partículas subatómicas.
  
En apariencia, este vehículo denso tiene una forma definida, aunque esto sólo es una ilusión de los sentidos.
  Las células siempre están en proceso de regeneración, por lo cual el cuerpo físico está en un estado de perpetuo cambio. Sin embargo, a pesar de lo anterior, siendo la materia de la que está constituido poco moldeable, este vehículo apenas experimenta cambios efectuados directamente por la conciencia individualizada de su poseedor, la cual rara vez interactúa con él para transformarlo, excepto, claro, cuando se siguen ciertas disciplinas como lo es la Alquimia, el Yoga, etc. La mayoría de los cambios y fluctuaciones que este vehículo experimenta en su materia son debidos a la acción del medio ambiente, del entorno, etc. Un claro ejemplo de esto es su constitución fenotípica, la cual es resultado de la interacción entre el ambiente y el genotipo propio de la especie en cuestión.

 Por último, debemos agregar que su materia está sujeta a las influencias eléctricas, magnéticas, químicas y a los impulsos nerviosos. La energía que maneja es la mecánica, principalmente; aunque, como ya hemos visto, es el asiento de todo un cúmulo de energías de distintas clases, interactuando armónicamente unas con otras.