BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

lunes, 7 de noviembre de 2011

meditaciones con los ángeles 07 de noviembre

REFLEXIÓN Y ABANDONO


Consejo de los ángeles:
 La palabra rechazar es también sinónimo de empujar. Si alguna vez nos hemos visto rechazados por un ser humano, pensemos en que nos ha empujado hacia nuestro Padre y hacia los ángeles

Cuando el fin de una relación personal nos produce una profunda pena, la mayor parte de nuestros amigos mejor intencionados nos aconseja analizar nuestras relaciones con el problema del abandono, si queremos salir de nuevo adelante. La realidad es que todos vivimos con un sentimiento de abandono y rechazo, que procede del momento mismo en que aterrizamos en este planeta y realizamos ese primer y doloroso acto de respirar. ¿Por qué quiere nuestro Padre que abandonemos ese vientre seguro, en el que aún podemos juguetear con los ángeles y sentirnos incondicionalmente amados? Por muy cerca que nos sintamos de otra persona, nunca podrá liberarnos de nuestro profundo temor al abandono. Nuestro auténtico hogar es el amor y el amor viene del Padre, por eso si logramos no olvidar nunca de donde venimos, estaremos en casa, allí donde nuestro corazón se halla siempre lleno de amor.

Con la ayuda de los ángeles, puedes mirar cara a cara a los sentimientos dolorosos que te producen esa sensación de soledad y apartamiento de los demás, de no ser nunca aceptado tal como eres. Si te han abandonado, abandona tú los mecanismos de defensa, ríndete a los sentimientos que surjan de tu interior, porque los ángeles están guiándote por ese proceso doloroso.


Meditación de los ángeles:
Por muy doloroso que sea el rechazo, siempre encontraré consuelo en la verdad: los ángeles nunca me abandonan...