BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

lunes, 31 de octubre de 2011

EL MAESTRO ENOCH Y SU ENSEÑANZA

El primer Maestro del mundo entero fue Enoch, un descendiente de Adán (porque Adán fue el primer hom­bre), y lo llaman el primer hombre de la misma manera como podríamos decir hoy que Armstrong es el primer hombre de la Era espacial, ya que fue el primero que puso pie en la luna. Eso lo dirá la gente en el futuro: que Armstrong fue el primer hombre, porque si hubiera habitantes en la luna para ellos lo sería. Y por eso es Adán el primer hombre de la civilización con razón llamada adámica. Enoch fue un descendiente de él; vivió trescientos años; era el padre de Matusalén, quien vivió novecientos años; pero Enoch no murió; ascendió tal como lo hizo el Maestro Jesús. Eso es una prueba de un gran adelanto y de iluminación. Enoch fue, pues, el Primer Maestro de nuestra civilización y un hombre sumamente notable y grande en un mundo como aquél, en el cual no había ni correos, ni periódicos, ni radio, ni televisión, es decir, no había comunicaciones de ningu­na clase. La enseñanza de ese hombre se esparció por todo el mundo de entonces, y en cada país lo llamaban según el idioma que se hablaba. En Egipto, Thot, el dios Thot; algunos lo llamaban el Escriba de los dioses; y en Grecia lo llamaban Hermes, Hermes Trimegisto, Tres Veces Grande; en Egipto a Thot lo llamaban Dos Veces Grande y en Fenicia lo llamaban Cadmus, Cinco Veces Grande; cada país se lo quería apropiar, lo quería para sí porque aquél era un hombre tan grande que sabía de todo y dejó enseñanza sobre todo; escribió en aquella época, cuando no había libros ni nada de eso, cuarenta y dos libros; pero, además, fue el autor de cuanto se puede imaginar: Cosmogonía, Cosmografía, Geometría —así llamaban entonces a la matemática—, Geografía Celeste, la Kábala y el Tarot. Todo eso lo escribió Enoch; pero él era judío y allí empezó la lucha contra los judíos. Porque todo el mundo quería apropiarse a Enoch y decían que les pertenecía. Los egipcios decían que no, que era Thot y era un dios egipcio; y los griegos decían que se llamaba Hermes Trimegisto y, por lo tanto, griego. Pero, en realidad, era judío: era Enoch, de raza judía. Eso no se lo podía perdonar nadie.
Con el pasar del tiempo lo perdonaron menos; le tenían odio, una rabia tremenda porque era un hombre muy grande. Y pensaban ellos: "¿Cómo es posible que sea de esa raza un hombre tan grande, alguien tan notable?" Eso no lo querían perdonar, pero tuvieron que "tragarlo" porque era Enoch el Grande. Caín tuvo un hijo, pero no fue quien se dice. Fue Enoch el Grande. Es bueno recordar que a partir de la sexta generación, después de Adán, se creó la Universidad de Heliópolis. Allí se educaron Moisés y el Sacerdocio egipcio; pero lo más importante residía en que allí se aprendían todas las enseñanzas de Enoch y, tiempo después, al fundarse la Secta Esenia, estas enseñanzas continuaron transmi­tiéndose. Por otra parte, en el siglo IV después de la venida de Jesucristo, empezaron a tratar de desligar al Maestro Jesucristo de su origen judío. Primero le decían que era galileo, después que era gentil; en fin, trataron de desligarlo de su origen judío y la enseñanza cristiana querían hacerla parecer como que no venía de Enoch por ser judío. El odio de la raza y de la persecución. La Iglesia de ese entonces hizo quemar todo, absolutamen­te todo, lo que contuviera las enseñanzas de Enoch, o de Hermes, Cadmus o Thot porque se sabía que eran una misma persona. Con el correr de los siglos, la persecu­ción se hizo tan horrorosa que no se podía mencionar a Enoch. Hubo grandes controversias cada vez que se le nombraba. Una vez apareció una copia de un libro. El libro de Enoch en Abisinia, y otra copia en Etiopía. Esas copias fueron a parar a Rusia —la de Abisinia— y la de Etiopía a Inglaterra. Naturalmente, el libro se guardaba bajo siete candados y se depositaba en pozos profundos; no podían ser vistos por nadie; era cosa prohibida. La copia de Rusia desapareció, no hemos sabido nunca nada de ella; sin embargo, la copia de Inglaterra se halla en la Abadía de Westminster y aunque muy pocos podían llegar a examinarla, hubo un Obispo anglicano que sí la leyó e hizo el descubrimiento SENSACIONAL que les digo. Inmediatamente llevó a cabo la traducción que pudo porque lo que descubrió —y todos mis discípulos saben lo que digo— es el Principio del Mentalismo. De inmediato, se fundó en Inglaterra una sociedad llamada el Nuevo pensamiento; esta sociedad se esparció, in­mediatamente comenzaron a difundirse las enseñanzas. Fue a los Estados Unidos (en cualquier parte donde se hablara inglés, pues la traducción fue hecha del etíope al inglés) y allí surgieron varias sectas que ustedes han oído nombrar; La ciencia cristiana, la ciencia divi­na, unity y otras. Todo lo que enseñan es el Principio del Mentalismo.

Extraído de:"metafísica 4 en 1 vol. II librito azul, Conny Méndez