BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

sábado, 10 de abril de 2010

frase del dia


La pobreza espiritual, y no la falta material, es la causa profunda del sufrimiento humano.
Yogananda

DÓNDE RESIDE LA FELICIDAD


No busques fuera de ti mismo. No hay más paz que la paz de Dios y el reino de Dios no está en el mundo, no está fuera de tí, deja de buscar la paz y la felicidad fuera de tí. Porque cuando yo busco la felicidad y la paz fuera de mí mismo, lo único que obtengo es lo contrario. ¿Cómo así?

Exactamente, cuando busco la felicidad y la paz en situaciones, lugares, personas o cosas, -en otras palabras, fuera de mí mismo- me topo de frente con la temporalidad del mundo: el atributo efímero de toda situación, lugar, persona y cosa del mundo me arrebata la paz y felicidad tan pretendida.

Cuando ilusamente traté de "contener", "limitar", "delimitar" la paz y felicidad y "meterlas" en la forma de "una pareja", "un auto", "unas vacaciones", "un empleo", lo que obtuve fue una sensación de posesión con riesgo a la pérdida, a causa del principio de escasez: de que no hay para todos, no todo dura, no alcanza para todos. Esa sensación me alejó de la anhelada paz y felicidad que sólo vivo en el presente.

Me alejó porque en mi mente sólo estaba pensando en cómo cuidar mis bienes, mis posesiones, cómo estirar mis vacaciones: el simple hecho de pensar que era mi último día de vacaciones me hizo suspirar resignándome a que se habían acabado, se habían ido, y eso que todavía no acababan, pero la mera idea de que sería el último día de vacaciones, me distrajo de la paz y felicidad que sólo están cuando atiendo al aquí y al ahora.

El miedo, el miedo que surge cuando pongo mi paz y felicidad fuera de mí, por ejemplo en el auto. ¿Le habré puesto la alarma? ¿Estará bien cerrado? Mi auto es precioso mataría si alguien me lo raya. Por ejemplo la pareja "no me ha llamado", "anoche estuvimos juntos", etc.

Buscar alcanzar la paz y la felicidad mediante formas, personas, situaciones, es garantía de no encontrar paz y felicidad.

La paz y la felicidad están en tí. No busques fuera de ti mismo. No hay más paz que la paz de Dios y el reino de Dios no está en el mundo, no está fuera de tí, deja de buscar la paz y la felicidad fuera de tí. Porque cuando yo busco la felicidad y la paz fuera de mí mismo, lo único que obtengo es lo contrario.

jueves, 8 de abril de 2010

frase del dia


La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza y la violencia
Jean de La Fontaine

Naturismo espiritual


La Madre Naturaleza, es decir, la gran fuerza o energía que todo lo puede y que está dentro de cada uno, es la que realmente cura. ¿De dónde viene esta gran energía, sino de Dios mismo, que es Amor, y que está en todas partes?

Muchas personas creen que por medio de la alimentación natural y terapias, tales como hidroterapia, acupuntura, yoga, reflexoterapia, etc. nos alejamos de las enfermedades, pero la gran mayoría ignora que vivir en Amor es la gran terapia o remedio a todo mal que nos aqueja. Es decir, el naturismo espiritual, que no es más que abrirse al Amor, y todas las energías que necesitamos se harán presentes. No basta con el cambio de alimentación, de costumbres, hábitos, etc. sino que hay que limpiar la mente de todo egoísmo, odio, rencor, etc. y liberarse de tanta porquería que nos han metido a través de tanta “cultura”, propaganda manipulada por el sistema actual, etc. Si dejamos que esta gran fuerza espiritual guíe nuestras vidas, veremos los grandes beneficios que nos aportará, tanto en el plano físico, como psíquico, lo cual repercutiría con la Paz mundial, tan necesaria hoy en día en el mundo del Apocalipsis o de cambios en los que vivimos. Despertad, abríos a la Verdad , al Amor, y empezad a caminar sin muletas ya.

La nueva Era, la Paz y el Amor que se avecinan, está en marcha ya; Cristo o Espíritu Universal está presente.

Maria Gilda Muñoz Zúñiga

miércoles, 7 de abril de 2010

frase del dia


La felicidad no es un premio, sino una consecuencia.
El sufrimiento no es un castigo, sino un resultado
 Robert G. Ingersol

LA ENVIDIA

Pídele a la Divinidad que te dé la capacidad de alegrarte con todo lo que la vida te ofrezca, sea lo que sea. Tú creas tus circunstancias.

La palabra ENVIDIA, proviene del latín invidere, que significa "ver con malos ojos", y es una enfermedad del alma, en la que se desea poseer lo que tiene otro y al no poder tenerlo nos sentimos inmensamente dolidos e indignados porque lo consideramos injusto.

Cuando nos comparamos con otros, debemos tener mucho cuidado, pues pasa igual que en la fila del banco, en donde nos parece que escogimos la más lenta y nos sentimos fastidiados de nuestra mala suerte y nos amargamos al ver cómo las otras avanzan más rápidamente.

Algunas personas piensan que la vida ideal es la que llevan los otros y que además han tenido una vida más fácil que la de ellos sin razón. Pero como decía la abuela: "Nadie sabe lo de nadie". ¿Cuál será el costo del estilo de vida que llevan? ¿Qué han tenido que sacrificar o entregar para tener lo que tienen? ¿Qué obstáculos han debido superar? ¿Qué cosas dejaron en el camino..? Sólo ellos lo saben...

Una de las leyes que sostienen el balance en el universo es la ley del merecimiento. Nadie tiene o recibe algo que no ha merecido primero, algo hicimos o dejamos de hacer para tener o experimentar algo. Si deseamos cambiar o mejorar las circunstancias de nuestra vida... tenemos que cambiar nuestra forma de actuar frente a ella.

No podemos ser envidiosos y ser felices al mismo tiempo. Estar pensando en lo que tienen otros hace que no apreciemos y disfrutemos de las cosas buenas y bellas que tenemos. Deja de criticar o juzgar a los demás con tanta ligereza y comprométete contigo mismo a cambiar esta actitud por otra que te lleve a disfrutar lo bueno que reciben los demás.

Olvídate de seguir fijándote y lamentándote por lo que tienen otros y que tú no tienes, comienza a trabajar para conseguir tus metas y convertir tus sueños en realidad y no desperdicies tus energías. El que quiere leche... busca su vaca.

Herramientas para sanar en vida

1.-No mires a los lados, mira al frente. No te compares con nadie, pues siempre encontraremos a una persona que tiene más que nosotros y nos amargaremos perdiendo la perspectiva. El secreto consiste en mirar hacia adelante y hacia arriba, no hacia los lados.

2.-No fijes tu atención en lo que no tienes. Si miramos lo que tenemos, veremos que poseemos más riquezas de las que creemos y en la mayoría de los casos más de las que necesitamos. Disfrutémoslas y demos gracias a la vida por lo que tenemos y esto atraerá hacia nosotros más prosperidad.

Quien siente envidia, pierde el placer de las cosas buenas que le suceden, ya que vive alimentando su resentimiento.

3.-No difames a los demás. Nunca hables mal de otra persona porque te incomode su riqueza o su bienestar. La envidia generalmente alimenta nuestros peores sentimientos y nos impulsa a tomar actitudes muy equivocadas. Más bien, ocúpate mejor de tus asuntos y de hacerlos prosperar.

4.-No te sientas bien por la desgracia ajena. Cuántas veces cuando una persona a la que envidiamos tiene un revés, decimos: Yo lo sabía, algún día tenía que caer, esa es la justicia divina. Recuerda que ninguno de nosotros forma parte de un tribunal de justicia divina y que además todo lo que deseas a otro... se te devuelve a ti.

5.-No fomentes la competencia en tu familia. Muchas veces eres tú el que como padre estimula a tus hijos a competir entre sí sin darte cuenta que así los separas y crece en ellos la envidia. Cada uno de nosotros tiene talentos y cualidades especiales y únicos. Enseñemos a nuestros hijos a reconocerlos en sí mismos para que se sientan seguros de quienes son.

Concentrémonos en nosotros mismos para que podamos disfrutar la vida. Evitemos tomar a los otros como un punto de referencia para saber cuán felices somos. Alegrémonos con los triunfos ajenos, de esta manera, nos sentiremos mejor con nosotros mismos y con la vida.

martes, 6 de abril de 2010

MENSAJE DE LA SEÑORA ABUNDANCIA

Compañeros en el Sendero de la Luz, estoy entre ustedes desde hace mucho tiempo, pero no les he dirigido mensaje antes porque no estoy muy segura de la aceptación a mis palabras de su parte. Soy la Señora Abundancia y asomar mi rostro en estos momentos de escasez y dificultades no sé cómo lo vayan a tomar, pero tengo que hablarles de mí antes de que dejen la Tercera dimensión.

Para comenzar debo decirles que mi residencia es la tierra y estoy conectada a sus corazones por medio del corazón de ella, así es que no me busquen en las alturas, al estar conectada a sus corazones me ha permitido mirar la pureza que hay en ellos y el merecimiento de tenerme dentro de ustedes.

Como la Señora Abundancia que soy, el Padre me ha encomendado el trabajo de limpiarlos de los deseos egoístas en cuanto a las posesiones materiales se refiere y darles la oportunidad que busquen poseer la Luz , ya que cuando se llenan de Luz, todas las limitaciones y dificultades se conllevan con amor y agradecimiento por las lecciones aprendidas.

Sé que algunos sufren al ver que a otros de sus hermanos les abundan el dinero, las joyas y las posesiones materiales que poseen, pero no todos tienen la verdadera Abundancia, tienen las manos llenas, pero sus corazones están vacíos. Como Abundancia Soy una gran tentación y me es muy fácil desviar del camino de Luz a todo aquel que no me posea en su corazón y que no tenga un sincero deseo de buscar al Padre.

El propósito de mi mensaje es hacerles saber de la gran Abundancia que ustedes tienen en sus corazones y que no se han percatado de ella. Esa Abundancia que cuando renazcan en otra Dimensión se les materializará en sus manos con la seguridad de que será utilizada sólo para construir el bienestar de sus congéneres y con la seguridad que no serán perturbados con deseos egoístas propios de la dimensión que están dejando. Son herederos de todas las posesiones del Padre Creador y son los administradores de sus bienes, pero esto es una gran responsabilidad para la cual se han venido preparando durante muchas vidas y en el presente se les ha dado sólo lo que han podido administrar sin hacerse ningún daño. Por hoy si revisan sus vidas se darán cuenta de que no les hace falta nada para cubrir sus necesidades y las de sus familiares, unos tienen más que otros y esto es según el trabajo de purificación y merecimiento que han hecho o tienen alguna misión que realizar.

Muchos piensan: “Si yo tuviera abundante dinero, haría esto y aquello”, se les olvida que la pobreza de algunos se la deben a ellos mismos y otros porque han venido específicamente aprender de la pobreza, ya sea por acciones y actitudes que en el pasado hirieron a otros o porque siempre han tenido Abundancia y no conocen la pobreza y han venido a unirse al sufrimiento de su prójimo para aprender de la mejor forma: viviendo lo que ellos sufren.

Desechen de sus mentes el deseo de posesiones materiales que al final les traerá apegos y en estos momentos ya los apegos no deben existir en sus sentimientos, ya han trabajado mucho para dejar sus apegos, pero todavía les falta seguir laborando en ello.

Sé que para algunos ha sido difícil superar las dificultades en cuanto a la escasez de dinero en sus vidas, pero esto les ha servido para buscar y acercarse a la Luz y nunca han sido abandonados, quizá son los más preparados para llevar la Abundancia Eterna en sus corazones, sé que han hecho muchos decretos de Abundancia y ésta no les ha llegado, pero ahora que me han escuchado saben por qué, sus decretos han generado la energía que pronto tendrán en sus manos.

No deben preocuparse, cuando las catástrofes lleguen a sus comunidades, Yo estaré presente para que no les falte lo esencial para sostener sus vidas antes de emprender el vuelo, céntrense en su corazón y llámeme, ahí estaré.

Señora Abundancia.

lunes, 5 de abril de 2010

HOY SERÉ FELIZ

Hoy seré feliz. Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste. Me sentiré mas alegre que nunca. No me lamentaré de nada.

Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala. Hoy trataré de ajustarme a la vida. Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en el. Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré, ni lamentaré: agradeceré que haya sucedido. Porque así se puso a prueba mi voluntad de ser feliz.

Hoy seré dueño de mis sentimientos, de mis nervios, de mis impulsos. Para triunfar tengo que tener dominio de mi mismo. Hoy trabajaré alegremente, con entusiasmo y pasión. Haré de mi trabajo una diversión. Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría.

Comprobaré mis pequeños triunfos, no pensaré en los fracasos.
Hoy seré amigable. No criticaré a nadie. Si comienzo a criticar una persona, cambiaré la crítica por elogios; toda persona tiene sus defectos y sus virtudes. Olvidaré los defectos y concentraré mi atención en las virtudes. Hoy evitaré discusiones desagradables.

Hoy voy a eliminar dos plagas: la prisa y la indecisión. Hoy viviré con calma, con paciencia, porque la prisa es la enemiga de una vida feliz y triunfante. No permitiré que la prisa me acose ni que la impaciencia me abrume. Hoy tendré confianza en mi mismo.

Hoy no envidiaré a los que tienen mas dinero, mas belleza o mas salud que yo. Contaré mis bienes y no mis males. Compararé mi vida con otros que sufren mas.

Hoy no tendré miedo. Actuaré valientemente. El futuro me pertenece.

Hoy no pensaré en el pasado. No guardaré rencor a nadie.

Practicaré la ley del perdón. Asumiré mis responsabilidades y no echaré la culpa a otras personas. Hoy comprobaré que Dios me ama y me premia con su amor. Hoy haré un bien a alguien. Seré cortés y generoso.

Trataré de pagar un mal con un bien. Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un bien. Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un día de plena felicidad. Y mañana haré otro día como hoy.

EL MENSAJE DE LOS SABIOS 2º PARTE


Vanessa es una joven de origen hispano que hasta ahora ha llevado una vida sumamente difícil. Quedó viuda después de que su marido falleciera de una enfermedad repentina y le costaba mucho superar el dolor. La conocí en uno de mis talleres con gran número de asistentes, donde la elegí al azar de entre el público para hacer una demostración de una regresión individual. Mientras quinientas personas la observaban con expectación y su padre asistía a la escena con nerviosismo, entró en un trance profundo. Lo más importante de la regresión de Vanessa sucedió en el vientre de su madre, antes de nacer.

Hallándose un estado profundo de concentración relajada describió la luz hermosa y apacible que impregnaba tanto a ella como al útero y que aportaba un alimento espiritual que complementaba el del cuerpo de su madre. Sentía el amor de sus padres, cómo la esperaban. En aquel momento cambió la expresión de Vanessa, y de un estado de felicidad absoluta pasó a otro de sorpresa y sobrecogimiento.

-Me doy cuenta de todo -anunció-, tanto dentro como fuera del útero. Sé tantas cosas... ¡Lo veo y lo siento todo!

Vanessa parecía aturdida por lo profunda que era su conciencia desde dentro del vientre de su madre. Mientras permanecía en silencio, sus párpados, cerrados, palpitaban. Más tarde me contó que en aquel momento estaba observando muchas cosas. Después su padre confirmaría detalles de escenas que ella había vislumbrado antes de nacer.

-Veo lo que va a pasar... Veo cosas de mi vida que aún no han sucedido... Tienen un sentido; no son accidentes, como creía -afirmó con seguridad, desde una perspectiva superior.

Mientras experimentaba aquella luz, la sensación de conciencia elevada y el reconocimiento del plan y el destino de su vida, el dolor que había llevado dentro empezó a desaparecer. Su vida actual se había transformado gracias a recuerdos y experiencias anclados en su experiencia prenatal.

Los recuerdos del período anterior al nacimiento son importantes por muchos motivos. Fomentan las mejorías clínicas en pacientes cuyos síntomas derivan de traumas y relaciones de la primera infancia. Además, esos recuerdos demuestran que incluso antes de nacer ya existe una conciencia activa, que el feto y el recién nacido son conscientes de muchas más cosas de las que creíamos. Perciben e integran una gran cantidad de información. Una vez tenemos ese conocimiento, deberíamos replantearnos cómo nos relacionamos con esos seres diminutos. Están profundamente sintonizados con las expresiones de amor que les comunicamos, a través de palabras, pensamientos y sensaciones.

Durante el segundo día de talleres sucedió delante de todo el grupo uno de esos acontecimientos vitales extrañamente simultáneos. Volví a sacar a un voluntario para hacer una demostración de una regresión individual, pero esa vez utilicé un tipo de inducción hipnótica más rápido.

Ana, la paciente voluntaria, se había perdido la sesión del día anterior por estar enferma. Nadie le había hablado de la regresión de Vanessa. Tras meterse de forma rápida y profunda en el estado de trance, Ana regresó también al período en el que estaba en el útero. Empezó a describir la hermosa luz entre dorada y blanca, su conciencia de lo que sucedía tanto dentro como fuera del cuerpo de su madre y del suyo propio, los motivos por los que había elegido a aquellos padres para su próxima vida y cómo iba a estructurarse para alcanzar de la mejor forma posible los objetivos de su alma.

Me quedé pasmado. Aunque en ocasiones me encuentro en mi trabajo con situaciones simultáneas o sincrónicas como ésas, siguen sorprendiéndome siempre por lo improbables que son desde el punto de vista estadístico.

Todos los asistentes estaban aturdidos. Ana era la única que no sabía que lo que nos llegaba era una repetición casi exacta de la regresión de Vanessa del día anterior. Quizás el grupo tenía que escuchar dos veces el mensaje de que no estamos aquí por casualidades de la naturaleza. Somos seres divinos, matriculados temporalmente en este colegio planetario, y hemos preparado nuestro currículum para poder perfeccionar el proceso de aprendizaje. Procedemos de la luz y, sin embargo, somos de la luz. Y somos mucho más sabios de lo que podríamos llegar a imaginarnos. Lo único que tenemos que hacer es acordarnos.

Brian Weiss

domingo, 4 de abril de 2010

frase del dia


“Sólo después de que el último árbol sea cortado. Sólo después de que el último rio sea envenenado. Sólo después de que el último pez sea apresado. Sólo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.”

profecía del pueblo originario Cree

meditaciones con los ángeles 04 de abril

RESURRECCIÓN


Consejo de los Angeles:
 “La resurrección no es otra cosa que la conquista de un tiempo y un espacio ... en los que se supera el dolor y los que la vida, nueva pero misteriosa, resurge a pesar de las circunstancias, del pesimismo, del cinismo y de la tristeza”
MATTHEW FOX, The Coming of the Cosmic Christ

Resucitar significa “surgir de nuevo”. Generalmente utilizamos la palabra para referirnos a lo que ha muerto y de repente muestra un nuevo aliento de vida. Hay momentos en los que resucita algún aspecto de nuestro pasado, una relación, una necesidad o un asunto antiguo que se levanta de su tumba buscando reanimarse o morir para siempre. En otros, después de la pérdida de un amor o la muerte de alguien querido, creemos que nuestra capacidad para el amor, la esperanza y la felicidad han desaparecido definitivamente, para luego descubrir que tales emociones, que constituyen la energía de la vida, pueden resucitar. Los ángeles nos recuerdan que la resurrección, es a la vez, un aviso para integrar en nuestra vida la idea de la muerte y para tomar conciencia de esas cosas que creíamos haber dejado atrás y que no están dispuestas a morir y de esos aspectos de nuestro ser que no morirán jamás. Así como Cristo resucitó, nuestra parte divina está siempre dispuesta a resurgir para darnos una vida nueva.

¿Hay algún aspecto de tu vida que haya resucitado últimamente o en el que tú hayas pensado de nuevo? Si es así, ¿cuál te parece la razón? ¿Hay algo que necesitas resucitar: la fe, la esperanza, la pasión, el valor? ¿Cómo puede contribuir a cambiar tu vida esa resurrección?


Meditación de los ángeles:
 Mi alma resucita todos los días

Los Mensajes de los Sabios 1º parte

EL REGRESO




Elegimos cuándo queremos pasar al estado físico y cuándo queremos abandonarlo. Sabemos cuándo hemos conseguido aquello por lo que nos enviaron aquí abajo... Cuando has tenido tiempo de descansar y revigorizar el alma, se te permite elegir cuándo regresar al estado físico.

No nacemos en nuestra familia por accidente ni por casualidad. Elegimos las circunstancias y preparamos un plan para nuestra vida antes incluso de ser concebidos. Nos ayudan en esa preparación los seres espirituales llenos de amor que después nos guían y protegen mientras estamos en el cuerpo físico y se va desarrollando el plan de nuestra vida. Podemos llamar destino a los hechos que van desarrollándose después de que los hayamos elegido.

Existen pruebas importantes de que vemos los principales acontecimientos de la vida que tenemos por delante, los puntos de destino, en la etapa de preparación que precede a nuestro nacimiento. Se trata de pruebas clínicas, recopiladas por mí y por otros terapeutas a partir de los pacientes que han experimentado recuerdos previos al nacimiento mientras estaban hipnotizados o medicados, o de forma espontánea. Ya está programado quiénes serán las personas más importantes que conoceremos, cuáles los reencuentros con almas gemelas y compañeros del alma, incluso los lugares en los que sucederán esos hechos. Algunos casos de déjà vu, esa sensación de haber estado antes en un sitio o de haber vivido un momento, pueden explicarse como un vago recuerdo de esa anticipación de la vida que está cristalizando en la vida física que vivimos.

Lo mismo sucede en el caso de la gente. Las personas adoptadas suelen preguntarse si el plan de su vida se ha visto alterado de algún modo. La respuesta es negativa. Los padres adoptivos se eligen, lo mismo que los naturales. Todo tiene su razón, y en el curso del destino no existen casualidades.

Aunque todos los seres humanos tenemos un plan vital, también tenemos libre albedrío, lo mismo que nuestros padres y todas las personas con las que nos relacionamos. Nuestras vidas y las suyas quedarán afectadas por las elecciones que hagamos mientras estemos en estado físico, pero los puntos del destino sucederán de todos modos. Conoceremos a las personas que proyectamos conocer y nos enfrentaremos a las oportunidades y los obstáculos que habíamos previsto mucho antes de nacer. Sin embargo, la forma de desenvolvemos ante esas situaciones, nuestras reacciones y decisiones subsiguientes son las expresiones de nuestro libre albedrío. El destino y el libre albedrío coexisten e interactúan constantemente. Son cosas complementarias, no contradictorias.

Las pruebas procedentes de los pacientes a los que he sometido a regresiones coinciden en que el alma parece reservarse un cuerpo concreto, aproximadamente en el momento de la concepción. No puede ocuparlo otra alma. Sin embargo, la unión del cuerpo y el alma no se completa hasta el momento del nacimiento. Antes de eso el alma de un ser nonato puede estar tanto dentro como fuera del cuerpo, y a menudo es consciente de experiencias que suceden al otro lado. También puede percatarse de hechos que ocurren fuera de su cuerpo e incluso del de su madre. El alma no puede dañarse jamás. Ni los abortos espontáneos ni los provocados pueden hacerle daño. Cuando un embarazo no termina bien, no es infrecuente que la misma alma ocupe el cuerpo de un hijo posterior de los mismos padres.

Al término de una conferencia sobre fenómenos paranormales que pronuncié, un estudiante de postgrado de psicología me contó un sueño que había tenido cuando su mujer estaba embarazada de cuatro meses. Por aquel entonces aún no sabían el sexo de la criatura. Una noche se le apareció su hija, aún por nacer, en un sueño muy real y le anunció su nombre, le relató su vida inmediatamente anterior y le contó por qué había elegido ser hija de aquella pareja joven, cuáles eran sus objetivos y sus planes kármicos. El hombre se despertó con aquel sueño fascinante grabado firmemente en la cabeza. Miró a su mujer y le dijo:

- Acabo de tener un sueño increíble...
- ¡Yo también! -le interrumpió ella-. He soñado que se me aparecía nuestra hija...
El mismo nombre, la misma vida anterior, los mismos planes, los mismos detalles... Habían tenido el mismo sueño. Se quedaron impresionados. El hecho de que tanto la madre como el padre hubieran recibido el mismo mensaje durante sueños simultáneos daba validez a la información y les convencía más aún. Cinco meses más tarde tuvieron una hija preciosa.
continuará....

Brian Weiss