BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

martes, 29 de mayo de 2012

meditaciones con los ángeles 29 de mayo


EL OTRO LADO DE LA VALLA




Consejo de los ángeles:
 Si la hierba del otro lado de la valla te parece más verde, es el momento de regar la tuya

A veces es más fácil creer que el césped del vecino está más verde que el nuestro o que para los demás todo es menos complicado que para nosotros. El problema es que la envidia nos hace buscar la felicidad "fuera" de nosotros, nunca en nuestro interior. Nos pasamos la vida mirando por encima de la valla deseando lo que tiene el vecino, en vez de vivir en nuestro lado, aquí y ahora. ¿Cuántas veces nos hemos dejado impresionar por lo que parecía una boda maravillosa o por el trabajo estupendo de alguien, para luego ver cómo el matrimonio culminaba en divorcio o el gran ejecutivo terminaba siendo acusado de desfalco? ¿Cuántas veces hemos intentado solucionar nuestros problemas saltando la valla, pensando que una vez que estuviéramos al otro lado las cosas serían mejores? Y todo para descubrir que los problemas tienen una curiosa forma de seguirnos dondequiera que vamos; y que, estemos donde estemos, la hierba se marchita y muere sino le prestamos la atención y los cuidados que necesita. Los ángeles nos recuerdan que nunca podemos fiarnos de la apariencias, que sólo podemos confiar en Dios para alcanzar la satisfacción interna que se basa en la realidad espiritual y no en la material.

¿Te has dedicado últimamente a mirar con envidia el césped del vecino? ¿Te parece mejor que el tuyo? ¿Por qué? ¿Qué tienes que no tenga él? (¡Siempre hay algo!) cuando envidies especialmente a alguien, bendícelo y alégrate por él. Entonces te darás cuenta de que no tiene nada que ver tu propia felicidad o infelicidad.

Meditación de los ángeles:
Cuidaré mi propio césped