BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

sábado, 21 de julio de 2012

Meditaciones de los ángeles 21 de julio



MALOS SUEÑOS
 Consejo de los ángeles:


“Uno tiembla al pensar en ese misterio del alma que parece no reconocer ninguna jurisdicción humana y que, a pesar de lo inocente que pueda ser cada individuo, es capaz de generar terribles sueños y de inspirar pensamientos inconfesables”
HERMAN MELVILLE

Muchas veces intentamos liberarnos de “malos” pensamientos y costumbres y justo cuando pensábamos haberlo conseguido descubrimos que, en realidad, se han introducido en nuestros sueños. En psicología se sabe muy bien que cuando ignoras o niegas algo incómodo o negativo, sólo consigues que se haga más fuerte e incluso cambie su forma para llamar tu atención. Un mal sueño puede ser un proceso curativo, la forma que tiene nuestra psique de resolver aquello de lo no somos totalmente conscientes. Los ángeles siempre están a nuestro lado y nos recuerdan nuestro valor interior, también cuando estamos dormidos.

¿Cuándo se convierte un mal sueño en una pesadilla? ¿Tener un mal sueño significa necesariamente que escondemos un secreto? Nuestra respuesta a la vida tiene múltiples dimensiones, incluso mientras dormimos. Tener un diario de sueños puede ser una gran ayuda para comprendernos y saber cómo trabaja nuestro inconsciente. Lo más probable es que con el tiempo descubras que los malos sueños, en realidad, no son ni buenos ni malos, sino simplemente interesantes.

Meditación de los ángeles:
Los ángeles me dan valor para comprender que de los malos sueños pueden deducirse valiosos criterios

viernes, 20 de julio de 2012

El árbol de los amigos


Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, mas otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. 

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. 

Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. 

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca. 

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino. 

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. 

Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrán de los que no nos dejarán nada. Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.