BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

jueves, 8 de marzo de 2012

dedicado a todas las mujeres...


EL VALOR DE LA MUJER 

Cuenta la leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.
Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto:
Tomo la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma de un cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.
Mezclo tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la dio al hombre.
Después de una semana, vino el hombre y le dijo: ¡¡¡Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, parece que se divierte al hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella
Bien, contestó Dios y tomó a la mujer.

Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo: Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al contacto. Me cuidaba y protegía cuando lo necesitaba, me daba dulzura, ternura, comprensión y amor sin condiciones, por favor Dios, devuélvemela, ¿¿porque no puedo vivir sin ella??
Ya veo, dijo Dios, ahora valoras sus cualidades, eso me alegra mucho, claro que puedes tenerla de nuevo, fue creada para ti, pero no olvides cuidarla, amarla, respetarla y protegerla, porque de no hacerlo, corres el riesgo de quedarte de nuevo sin ella...


meditaciones con los angeles 8 de marzo


BASTA CON RESPIRAR
Consejo de los Ángeles:  
La calma no es más que un respiro

A veces tenemos tanta prisa que no podemos pensar lo que decimos, por eso necesitamos llevar dentro un corrector, una vez que nos recuerde que debemos cuidar las palabras y considerar sus efectos sobre los demás antes de que salgan de nuestra boca.  Para cuidar lo que decimos, conviene centrarse y estar seguro de que el corazón y la cabeza se mantienen conectados, y una de las mejores formas de hacerlo es decirnos “Serénate y respira”  y respira con suavidad, ya que no es necesario hiperventilarse para sentir el efecto.  Basta un buen suspiro para centrarnos y hablar al mismo tiempo con el corazón, la mente, el alma y el espíritu.

Presta atención a tu corrector.  Los ángeles son buenos editores y te ayudarán en cuanto se lo pidas.  Practica la respiración con los ángeles.  Imagina que cada suspiro consciente es un baño de paz para las células de tu cuerpo.

Meditación de los Ángeles:
  En la duda, lo mejor es una profunda
inspiración de sabiduría

miércoles, 7 de marzo de 2012

meditaciones con los angeles 7 de marzo


SIETE PECADOS CAPITALES

Consejo de los Ángeles
  El orgullo y el narcisismo nos apartan de la felicidad


El Papa Gregorio el Grande nos dejó una lista de los siete pecados que llamamos capitales y que podemos encontrar, por ejemplo, en el Purgatorio de Dante.  Esos siete pecados son soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza.   Suelen considerarse “debilidades humanas” y se presentan como una progresión de mayor a menor narcisismo, por eso la soberbia es el peor de todos.  Conviene recordar que fue el pecado de la caída de Lucifer.  La vida humana es un equilibrio que se rompe con los pecados capitales.  Estamos aquí para abandonar ese orgullo o soberbia que interfiere en nuestra relación con Dios y con los ángeles.

Piensa en los siete pecados capitales y examina cómo y por qué pueden destruir tanto a la persona que los comete como a cualquiera accidentalmente asociada a ellos.  ¿Alguno de estos pecados ha desordenado tu vida últimamente? ¿Conoces a alguien destruido por cualquiera de ellos?

Meditación de los Ángeles:  
Gracias a los ángeles siento orgullo sin necesidad de ser soberbio