BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

miércoles, 11 de enero de 2012

La vida es un regalo


Mensaje de Louise L. Hay

¿Recuerdas que grandioso se siente cuando tu vida está llena de amor y alegría y salud y creatividad? Así es como nuestras vidas se supone que sean vividas. El Universo es un dador generoso y abundante, y le gusta que le agradezcan.
Piensa sobre cómo te sientes cuando le das a un amigo un regalo. Si la persona lo mira y su cara se tuerce, o dice: "Oh, no es mi talle, no me gusta el color, ¿esto es todo?" entonces estoy segura que tendrás pocos deseos de darle un regalo alguna otra vez. Sin embargo, si baila de alegría, y está complacido y agradecido, entonces cada vez que veas algo que le gusta, se lo querrás regalar, tanto si realmente lo haces o no.
La gratitud trae más cosas por las que estar agradecido. Incrementa la abundancia en tu vida. La falta de gratitud o la queja, trae muy poco para regocijarse. Los quejosos siempre encuentran que tienen pocas cosas buenas en sus vidas, o que no disfrutan lo que sí tienen.
El Universo siempre nos da lo que creemos que merecemos.
Desde hace un tiempo largo, he estado aceptando cada cumplido y cada regalo con: "Lo acepto con alegría y placer y gratitud". He aprendido que el Universo ama esta expresión, y ¡constantemente recibo los regalos más maravillosos!
Afirmemos: Soy un recibidor dispuesto de todo lo bueno que el Universo desea traerme.
¡¡ GRACIAS LOUISE !!

Todo lo que damos, Vuelve

"El espejo” -Adaptación de un cuento tradicional oriental-
Era una noche de lluvia y Cristian iba manejando por la desolada carretera. De repente vio un auto parado al costado y una señora de edad avanzada que sin dudas necesitaba ayuda; entonces decidió detenerse.
Cuando se acercó, la señora bastante desconfiada enseguida pensó que podía tratarse de  un asaltante. Cristian percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aquí para ayudarla, no se preocupe. ¿Por qué no espera dentro del auto que está  más calentito? Mi nombre es Cristian.”
Lo que había sucedido era que tenía una llanta pinchada. Cristian se agachó, colocó el gato mecánico y levantó el auto. Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventanilla y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que sólo estaba de paso por allí y que no sabía cómo agradecerle por la valiosa ayuda. Cristian apenas sonrió mientras se levantaba del piso, todo sucio y embarrado.
Ella preguntó cuánto le debía. Cristian no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas, era su modo de vivir. Pero le respondió: “Si realmente quiere pagarme, la próxima vez que encuentre a alguien que precise de ayuda, acuérdese de mí y dele a esa persona la ayuda que precise.”
Algunos kilómetros después la señora se detuvo en un pequeño restaurant; la camarera vino hasta ella y con una dulce sonrisa le entregó una toalla para que seque su cabello. La señora notó que la camarera estaba varios meses de embarazo, pero la misma no dejó que la  tensión y los dolores le cambiaran su actitud de amabilidad. A la señora le dio mucha curiosidad en saber cómo alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Cristian. Después que terminó su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, se retiró.
Cuando la camarera volvió a la mesa notó algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 5 billetes de $ 100.
Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyó lo que la señora había escrito:
“No me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien cuando veas que lo necesite.”
Aquella noche llegó muy cansada a su casa y enseguida  se acostó en la cama. Se quedó pensando en el dinero y en lo que la señora  había dejado escrito.
¿Cómo puede esa señora saber cuánto ella y el marido precisaban de aquel dinero? Con el bebe que estaba por nacer el próximo mes, la situación económica estaba complicada.
Quedó sorprendida y agradecida por la bendición que había recibido ese día. Agradeció a Dios y se volvió hacia su marido que dormía a su lado. Le dio un beso suave y le susurró:
-Todo estará bien, Cristian…
Para reflexionar:
Cada día la vida nos presenta situaciones donde una o varias personas necesitan de nosotros…
¿Cómo es tu actitud frente a ellas? ¿Das lo que tenés, lo que necesitan en ese momento? ¿Das una palabra, una sonrisa, un abrazo, tu tiempo…?
Recordemos lo que la señora escribió en la servilleta y… ¡continuemos con el círculo de amor! Estemos atentos cada día para dar una mano y mejorar en un instante la vida de alguien, que en realidad ese alguien es el Universo mismo dándonos una oportunidad de servir desinteresadamente.
Tenemos muchísimas oportunidades para ayudar, veamos la unidad en la diversidad. 

lunes, 9 de enero de 2012

meditaciones con los angeles 09 de enero

ABATIMIENTO

Consejo de los Ángeles:  

"Consumido estoy a fuerza de gemir, todas las noches mudo mi lecho y con mis lágrimas riego mi estrado".

Salmo 6:7

 El abatimiento 4es algo distinto al cansancio.  Cuando estamos cansados es que nos encontramos fatigados físicamente, pero cuando nos sentimos abatidos es que nos oprimen las circunstancias, hasta el punto de que no podemos conciliar un sueño reparador.  La vida se convierte en  una carga difícil de soportar, pero los ángeles no consideran necesariamente de un modo negativo el abatimiento, porque a veces es la forma de acercarnos a nuestro verdadero hogar, es decir, a Dios.   Son muchos los salmos que nos hablan de un abatimiento no del cuerpo, sino del alma.  Es entonces cuando el salmista se vuelve hacia Dios para salir adelante.  El abatimiento es la señal de que debemos detenernos y tomarnos tiempo para volver a comunicarnos con nuestro espíritu para pedir que se nos muestre el camino de vuelta a la vida.

Si te sientes abatido, pregúntate qué debe cambiar en tu vida.  Qué necesitas cambiar para renovar la fuerza y la energía? ¿Trabajas demasiado últimamente? ¿Te ha deprimido una relación? ¿Te pesan las preocupaciones?  Una de las posibles definiciones del abatimiento es la incapacidad para tener tolerancia o paciencia, así pues, pídeles a los ángeles que te den un suplemento de esas dos extraordinarias virtudes, que puedes surtir un maravilloso efecto de calma en ti.

Meditación de los ángeles:   
El abatimiento me servirá para reflexionar sobre mi vida y responder a las necesidades de mi espíritu