BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

domingo, 12 de agosto de 2012

Sexo y cuerpos energéticos- parte 4



CUERPO ASTRAL



Corresponde al tercer cuadrante de la materia y al elemento Agua en el microcosmos; por consiguiente, las características de este elemento son notorias en él.

Su conciencia es principalmente emocional, aunque por sí misma y sin la dirección consciente de la mente, fácilmente puede ser llamada emocional-instintiva…
  
Pero, por otro lado, cuando es adecuadamente dirigido por el vehículo mental, la llamada inteligencia emocional es una de sus facultades principales.
  
Es el vehículo de las emociones, de los deseos, de los sentimientos, anhelos, aspiraciones, etc.
  
La parte de la psique que controla sus funciones desde un principio es el ego, por lo cual fue llamado eidolon por los antiguos griegos, palabra que a la vez se refiere al ego y a este vehículo.
  
La mayor parte del tiempo, este ego se debate el control de éste, al que cree su vehículo, con el inconsciente y con la conciencia; pero, en la mayoría de los individuos, el ego se mantiene como su amo y señor absoluto, y es por culpa de este tirano autonombrado señor EGO, por lo cual la mayoría de los individuos “poco evolucionados” trabajan y obran en este nivel siguiendo sólo a sus pasiones, a sus deseos, etc.
  
Después de todo, el origen de la gratificación de los sentidos debemos buscarlo en este vehículo, ya que si no fuera por éste, el cuerpo físico no sería más que una masa inerte.
  
La energía que maneja es la psíquica inferior, que se asienta mayormente en la libido, además de utilizar también la energía contenida en el llamado “ID” por los psicólogos.
  
El cuerpo celeste que más influye sobre él es la luna, así como influye sobre las mareas y transmite las vibraciones de prana que refleja del sol, como un espejo que dirigiera sus rayos a la tierra.
  
El cuerpo sideral, como también es llamado, se conoce así porque es el vehículo que cuenta con las “estrellas internas” o centros energéticos, llamados “chakras” por los practicantes orientales.
  
Por medio de estos centros energéticos, este vehículo recibe las energías cósmicas que provienen de los distintos planetas y estrellas (que son condensaciones de la Luz Cósmica), cuerpos y esferas cósmicas, y las asimila a su propio sistema especializado, por medio de las correspondencias que existen entre las estrellas del macrocosmos y estas estrellas interiores, que son de la inferior a la superior: el centro de Saturno (Muladhara Chakra, el centro raíz), el centro de Marte (Svadhisthana Chakra, llamado “morada del ser”), el centro de Júpiter (Manipura, llamado “ciudad de las gemas”, el chakra del plexo solar), el centro del Sol (Anahata, el chakra cardíaco), el centro de Venus (Visuddha, el chakra laríngeo), el centro de la Luna (Ajna, el “tercer ojo”), el centro de Mercurio (Sahasrara Padma, llamado chakra de la coronilla y “loto de los mil pétalos”).
  
Su materia es la más densa, después de la física, y está en constante vibración, que sí es apreciada por aquellos que logran ver con este vehículo.
  
Su cualidad es magnética, y siendo de naturaleza lunar, aparece ante la vista en forma oval, como un ovoide de brillo y luminosidad plateada, que parece estar superpuesta sobre un halo obscuro. Por su cualidad fría e inestable, que siempre está en movimiento, parece como si perdiera el equilibrio o la estabilidad algunas veces. En los individuos sanos emocionalmente, este ovoide refleja todo una gama de coloraciones luminosas como un espejo podría reflejar el brillo tornasolado de un rayo de luz descomponiéndose en un prisma.
  
Esta es su aura propia, más bella que una arco iris en miniatura, en aquellos que son más avanzados y que lo han purificado hasta cierto punto.

Pero, por el contrario, en los individuos con desequilibrios emocionales, este vehículo pasa del plateado que le es inherente a colores grisáceos y opacos, y su luminosidad decrece considerablemente, hasta verse casi como una sombra, apenas con un ligero halo plateado, como señal casi olvidada de su origen perdido. Esto se observa muy seguido en aquellos que están al borde de la depresión, y también en los practicantes expertos en las artes obscuras y negras.

 En condiciones normales, este vehículo no aparenta tener forma definida, excepto cuando está alineado con el cuerpo físico; siendo este el caso, adquiere la forma de este último, al cual interpenetran como el agua a la esponja. Pero si está aparte, adquiere la forma que ya describimos antes.
  
Sin embargo, durante la proyección astral y similares empleos de este vehículo de forma independiente del físico, la mente de su poseedor lo moldea de acuerdo a la figura propia de su cuerpo físico, así que no será difícil reconocer a alguien visto en proyección astral o en los reinos astrales, salvo si es uno de esos que, por su corrupción desmedida, ya han descendido más bajo que las sombras y han adquirido el carácter de las bestias; a estos que son rarísimos, se les ve bajo formas animales en el astral.

 En las personas comunes, este vehículo es de naturaleza pasiva y fría, como ya mencionamos, con respecto a los otros vehículos; pero, al mismo tiempo, es esta pasividad, la que le hace vulnerable a cualquier perturbación que provenga de lo interno (explosiones de ira, desequilibrios emocionales, etc.), así como agentes y estímulos extraños que provengan del exterior.

Es tan sensible a esta clase de alteraciones como el agua calmada de un estanque a los impactos que le cause una piedra al caer sobre su superficie.
  
Y así como en este ejemplo se producen ondulaciones, en el cuerpo astral se producen alteraciones similares aunque más considerables cuando hay esa clase de irrupciones.
  
Pero a pesar de todo esto, su materia tiene cualidades que le hacen ser muy útil también.

Su materia fluctúa y es moldeada por un simple arrebato emocional, por gentil que éste sea. Y estando presente en su reino, y relativamente libre de la atracción que el físico ejerce sobre él, adquiere cualquier forma que la conciencia de su poseedor desee.
 El deseo es el detonante de estos cambios, y una vez que éste botón se ha controlado, su materia está sujeta a fluctuaciones tan rápidas como las facultades emocionales unidas a las volitivas lo deseen.
  
Pero la constante es que el carácter de un ser moldea siempre su forma. La substancia que lo conforma es la luz astral principalmente, la cual es un aspecto inferior de la Primera Materia, y ésta luz continua y sin intermedios o fluctuaciones de naturaleza estroboscópica, le dota de una naturaleza térmica y magnética en los rangos inferiores de la escala. Su cualidad eléctrica debe ser activada, ya que casi siempre está en estado pasivo, salvo que por medio de la práctica de la Alquimia se le haga morir en su naturaleza lunar y se le despierte en su naturaleza solar; siendo así, por medio de él se puede obrar en los distintos mundos, puesto que todos los mundos superiores están contenidos dentro del astral, y éste permea a los que le son inferiores en vibración. Y elevado de su condición caída, ganará la estabilidad y sutilidad con las que simultáneamente cuenta el etérico superior. Además, desenvolverá todas sus facultades psíquicas.
  
El cuerpo astral recibe su alimento del exterior, vía el chakra de la coronilla, el cual funge como antena receptora que luego transmite la energía vital del exterior a los chakras que están alineados por debajo de este chakra principal. Así pasa del chakra de la coronilla hacia los centros energéticos inferiores y cada uno de ellos la transforma de acuerdo a sus funciones y las necesidades adaptativas de los vehículos vital y físico.
  
Siguiendo al principio de que las fuerzas superiores gobiernan sobre las inferiores, siendo sus modelos, y que las fuerzas y los principios inferiores siempre están condicionados por los superiores, este cuerpo es activo en relación con el vital y el físico. Y el vital es receptivo a él, así como el mismo cuerpo astral es receptivo con respecto al cuerpo mental, siendo que los vehículos inferiores reciben y transmiten las impresiones que les proyectan los superiores, y ellos, a su vez, las proyectan una vez adaptadas en vibración a los vehículos inferiores.