BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

sábado, 30 de julio de 2011

frase del día

"El mundo está en las manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños." 
Paulo Coelho

El amor y el apego- parte 2



Para que exista un Amor Verdadero es: imprescindible que veamos y comprendamos a la persona con la que estamos tratando.

Hay indiferencias que se confunden con el Amor, pero no son más que un endurecimiento del corazón. Hay personas que como no están apegadas a nadie piensan que aman a todo el mundo. 

Hay quienes sin haber zarpado piensan que ya han arribado. 
La Vida por sí sola no puede producir amor, sólo puede engendrar atracción, placer, apego, cansancio y aburrimiento, todo ello mezclado con ansiedad, posesividad, tristeza y dolor. 

Cuando todo esto se ha repetido una y otra vez, en un ciclo constante, llega un momento que acabamos hartos y quisiéramos poner fin a todo el proceso. 
Si tenemos la suerte de no encontrarnos con ninguna otra cosa o persona que atraiga nuestra atención, podremos vivir una paz un tanto frágil y precaria. 
Eso es todo lo que la vida puede ofrecernos, aunque es posible que lo confundamos con la libertad y acabemos muriéndonos sin haber conocido jamás lo que significa ser realmente Libres y Amar.
La capacidad de hacer el mal o de ser malo no tiene que ver con la libertad, sino que es una enfermedad, una falta de consciencia y de sensibilidad. 
La persona verdaderamente libre no puede obrar inadecuadamente y hacer daño. 
El pobre ser que tenemos ante nosotros y hace el mal es un ser lisiado, ciego y cojo; no es la persona terca y malévola que neciamente creemos. 

Necesitamos comprender esta verdad, considerarla detenida y profundamente. 
Si así lo hacemos veremos cómo nuestras emociones negativas dan paso a sentimientos de ternura y a la compasión, cómo se abre un espacio en nuestros corazones para quienes habían sido ignorados y despreciados por los demás y por nosotros mismos.


El Amor surge cuando hay LIBERTAD. 

En el momento en que entran en juego la coacción, el control o el conflicto, en ese mismo momento muere el amor. 
La rosa, el árbol y la lámpara nos dejan completamente libres; no harán el menor esfuerzo por arrastrarnos al aroma, a la sombra o a la luz, aunque pudieran pensar que es lo mejor para nosotros. 

En cambio, tenemos que ser capaces de ver toda la coacción y todo el control a los que los demás nos someten y a los que nosotros mismos nos esclavizamos cuando, para comprar su amor y su aprobación, tratamos de responder a sus expectativas. 

Cada vez que nos sometemos a este control destruimos nuestra capacidad natural de Amar porque no es adecuado entrar en ese juego esclavizante, y todo lo que no es adecuado es desamor. 
"La Libertad no es más que; otra palabra para referirnos al Amor."

SIGNIFICADO:
El apego, concepto que debemos a la etología, se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, por medio de su interacción recíproca, y cuyo objetivo más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección.
No se trata de un sentimiento inmaterial, sino de conductas observables que comienzan de manera refleja.John Bowlby (1907-1990 fue el primer psicólogo en desarrollar una "Teoría del apego".

Meditaciones de los ángeles 30 de julio



AGUAS TURBULENTAS

Consejo de los ángeles:
“Aquello a lo que te resistes, te vencerá; deja que el torbellino te lleve”
KEN KALB

Un remolino se forma cuando una corriente choca con otra, creando aguas turbulentas. Avanza bajo la superficie y, de repente, te arrastra por las piernas o la cintura. Un buen nadador sabe que para salir del remolino creado por una corriente, no ha que dejarse dominar por el pánico e intentar nadar hacia la orilla; debes relajarte y rendirte durante un momento. Ken Kalb, conocido como el “Delfín de Santa Bárbara”, asegura que hay que hacer aikido con la corriente y dejar que su poder te libere. Debes esperar hasta que pase lo peor, conservar la energía y nadar por debajo de la corriente. El agua representa la naturaleza emocional y las emociones son como las olas y las mareas. A veces es fácil nadar a favor de la corriente emocional, hasta que llega un remolino de las profundidades y nos vemos inmersos en un tornado emocional que no podemos controlar. Es el momento de rendirse y dejar que los ángeles tomen el mando.Cuando estés atrapado en un remolino, de dejes que te parta en dos. Algunas veces las emociones pueden ser temibles y oscuras, pero no acabarán contigo a no ser que te dejes llevar por el pánico. Hay ocasiones en que, cuando llega un golpe inesperado, es conveniente aguantar en el ojo del huracán y esperar a que los ángeles nos guíen hasta un lugar seguro.

Meditación de los ángeles:
Siempre estoy protegido y siempre encontraré el camino de regreso a la paz

viernes, 29 de julio de 2011

frase del día


"Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar, sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad."
 Héctor Tassinari

LA PRACTICA DE NO SUFRIR / DEL DR. ALBERTO VILLOLDO


La siguiente práctica es la del no sufrir, lo cual quiere decir no escribir historias sobre nuestro dolor. Aquí nos abrimos a la posibilidad de aprender directamente de la infinita sabiduría del Universo –ya no necesitamos padecer las mismas desgracias una y otra vez-. Sin embargo, es imperativo que aprendamos nuestras lecciones o acabaremos perpetuando nuestra propia infelicidad. En Oriente, a esto se le llama romper el ciclo del karma y entrar en el dharma. Los laicas lo llaman practicar el «éxtasis». 

El sufrimiento se produce cuando formas una historia en torno de los hechos. En algún momento, vas a perder a uno de tus padres, o a un ser querido o un empleo, y entonces podrás convertir este hecho en un relato tan dramático como desees. Por ejemplo, te puedes decir a ti mismo: «Ahora ya no tengo madre, nadie va a cuidar de mí». Esto se convertirá en algo enorme, y los otros te verán siempre como «la persona que ha perdido a su madre». 

A menudo decidimos lo importante que nuestra historia debería ser guiándonos por la opinión de los demás, de la misma forma que cuando un niño pequeño se cae, mira inmediatamente a su madre, como preguntando: « ¿Cómo de grave ha sido la caída? ¿De qué forma debo comportarme?». Luego crea una historia que se ajuste a la intensidad de la reacción de su madre. De la misma manera, nos rodeamos de amigos que se compadecen de nosotros; sin embargo, al hacer esto, les permitimos colaborar en nuestra historia de víctima, e incluso agrandarla. Puede que nos digan que no deberíamos estar irritados con nuestra situación; ¡deberíamos sentirnos furiosos! O puede que reconozcan que tenemos todo el derecho de sentirnos fatal o profundamente resentidos. En cualquier caso, con su aliento, creamos una historia dramática en que la gente se aprovecha de nosotros, no nos comprende y nos maltrata. 

Buda vino a enseñarnos que aunque el sufrimiento es parte de la condición humana, no es necesario. Esto no quiere decir que el dolor no exista –el dolor es inevitable porque todos tenemos un sistema nervioso que siente el fuego y la pérdida-. Como les suelo decir a mis alumnos, si quieres comprender la diferencia entre el dolor y el sufrimiento, prueba lo siguiente: cuando te estés dando una agradable ducha caliente, gira la llave hacia la posición de frío, pero hazlo en dos etapas. Primero, coloca la mano sobre el grifo y nota cómo tu cuerpo se estremece en anticipación a lo que va a suceder –esto es sufrimiento-. Luego, cuando gires de golpe la llave hacia la posición de frío, lo que vas a experimentar es dolor. Como puedes ver, el sufrimiento y la angustia suceden cuando te pones a pensar en lo fría que va a estar el agua y lo mucho que te va a doler cuando la sientas golpeándote la piel. 

Cuando un dentista administra un anestésico local, puede extraerte un diente y no vas a sentir el menor dolor. Sin embargo, sí sentirás una sensación de tracción o presión. Deberíamos ser capaces de relajarnos totalmente, conscientes de que no sentimos ningún dolor, pero nuestra mente comienza a pensar en la experiencia en cuestión: «Ése es el sonido del taladro, y ¡realmente me está sacando un diente!». Nos ponemos nerviosos y nos sentimos incómodos porque estamos creando una historia en torno a un dolor que ni siquiera estamos sintiendo. 

Cuando practicas el no sufrir, aceptas los hechos de la vida y las lecciones que han venido a enseñarte. Si estos hechos son dolorosos, naturalmente vas a sentir ese dolor, pero no lo intensificas agravando la historia y diciéndote a ti mismo: «Esto es devastador. No puedo soportar el sufrimiento de vivir sin mi pareja. Es demasiado grande. Me va a destruir».

Después de haber perdido a un ser querido, es natural que tus sentimientos de tristeza se activen de vez en cuando. Puedes experimentar esa pena y escribir un relato heroico en que el dolor sea una parte importante de tu curación, o una historia que te confirme como víctima y te condene a un sufrimiento aún mayor. Puedes pensar: «Yo lo amaba tanto… Él me dio tantas cosas buenas, y le estoy agradecido por eso. Fue maravilloso tener ese tipo de relación con otro ser humano, y me gustaría tener otra así algún día». O puedes decir seguir diciéndote a ti mismo: «No puedo creer que haya muerto. Es tan injusto… Nunca lo superaré». Como ya sabes, cada historia es una profecía que se cumple a si misma. La primera promueve la curación, y la segunda, el sufrimiento. Una vez renuncies a aferrarte al sufrimiento, podrás dejar de aprender tus lecciones a través de traumas, conflictos y mala suerte – y serás capaz de comenzar a aprender directamente del conocimiento en sí. 



Tomado del Libro Las Cuatro Revelaciones del Dr. Alberto Villoldo, esta práctica forma parte de la primera revelación. 

(El profesor Alberto Villoldo, Psicólogo y antropólogo Médico estuvo dirigiendo durante muchos años el Laboratorio Biológico de la Universidad de San Francisco, investigando los efectos de la curación a través de la energía y de la visualización en la química del cerebro. Un día se dio cuenta de que sus estudios precisaban mayor compromiso y dedicación. Por esa razón, dejó el microscopio y la universidad para visitar personalmente el Amazonas. Allí empezó su viaje de recuperación de las tradiciones milenarias de la medicina de la civilización Incas y ahora enseña medicina energética a miles de profesionales médicos y legos cada año.)


jueves, 28 de julio de 2011

El Amor y El Apego. parte 1




El Apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o a una persona determinada y está originado por la creencia de que sin eso no se puede ser Feliz. 

Se compone de dos elementos, uno positivo y otro negativo, el elemento positivo es el fogonazo del placer y de la emoción, el estremecimiento que se experimenta cuando se consigue el objeto del deseo. 



El negativo es la sensación de amenaza y de tensión que lo acompaña. 
Por su propia naturaleza el apego hace vulnerables a las personas al desorden emocional y desintegra la Paz. 


La semilla del Apego sólo puede germinar en la oscuridad de la ignorancia, del engaño y de la ilusión.


*Dicen que el Amor es ciego, pero lo que es ciego no es el Amor, sino el Apego. 

Una gran cantidad de importante información, procedente del mundo que nos rodea, no consigue llegar a nuestra mente consciente a causa de nuestros apegos, creencias y miedos. 


El Apego nos insensibiliza y hace que reaccionemos ante las personas en función de la ayuda o la amenaza que creemos que suponen para el logro de nuestra ambición. 
Y a las que consideramos fuera de esas dos categorías ni siquiera existen para nosotros. 
Todo aquel que posee algún apego está ciego y no ve la realidad de la Vida.

El Apego es una necesidad compulsiva que embota la sensibilidad, es como una droga que enturbia la percepción de la Vida. 

Del mismo modo que un radar averiado distorsiona y falsea lo que percibe, el apego daña al Amor y lo hace desaparecer, pues el Amor es sensibilidad. 
Nadie se puede liberar del apego con la renuncia, sino con la consciencia, pues la renuncia sólo mutila y endurece. 


El Apego roba la Vida, pues aquello a lo que uno está apegado se encuentra sólo en la mente, no en el objeto o en la persona. 
Y, además, se le atribuye un valor que en verdad no tiene.



Es imprescindible escoger entre el Apego y la Felicidad. 
Nadie ha nacido con Apegos, sino que estos brotan de una mentira que la sociedad y la cultura mantienen o de una mentira que uno se cuenta a sí mismo. 

Si se quiere estar plenamente vivo es preciso que utilizar el sentido de la perspectiva, pues la Vida es infinitamente más grande que cualquier nimiedad a la que uno se haya apegado y a la que le haya dado el poder de alterarle. 
Es una nimiedad porque, si se vive lo suficiente, es muy fácil que algún día esa cosa o persona deje de importar, hasta el punto que no se tengan recuerdos de ella, como se puede comprobar en la propia vida. 


Hoy mismo apenas recordamos aquellas nimiedades que tanto nos inquietaron en el pasado y que hoy no nos afectan lo más mínimo.



Un Apego no es un hecho, es una creencia, una fantasía de la mente. 
Si esa fantasía no existiera uno no estaría apegado, se amarían las cosas y las personas y se permitiría surgir la felicidad. 
En realidad tan sólo nos engañamos a nosotros mismos cuando creemos que sin nuestros apegos no podemos ser felices.



Vivir una vida espiritual y disolver los deseos, prejuicios, y apegos supone una revolución tan grande que la mayoría prefiere lanzarse de cabeza a realizar buenas obras y a ser serviciales que someterse al fuego purificador de semejante trabajo. 
Pero cuando nos ponemos a servir a alguien a quien no nos hemos tomado la molestia de comprender, en realidad no estamos intentando satisfacer la necesidad de esa persona, sino la nuestra propia. 



enviado por Gus

miércoles, 27 de julio de 2011

frase del día


"Perdono a cualquiera que yo crea que me ha lastimado en esta encarnación presente o en cualquier otra, en cualquier lugar o en cualquier plano. Perdono todas las deudas y borro todos los karmas. Elijo la Luz para mí y para todos mis mí mismos".
Díganlo con sinceridad y con intención. Puede que les tome varios intentos pero les llegará un momento en el cual tendrán la certeza de haberlo logrado.

martes, 26 de julio de 2011

frase del día


"El remedio para todos los males de la vida está guardado en lo más profundo de la vida misma, donde podemos entrar cuando estamos solos" Rabindranath Tagore

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

lunes, 25 de julio de 2011

frase del día


"La discriminación es la única arma que tienen los mediocres para sobresalir"
Guillermo Gapel

domingo, 24 de julio de 2011

frase del día


"Quien ha llorado mucho tiempo, tiene ojos más claros para escrutar las estrellas y ojos más profundos para las cosas de todos los días"

¿Podés detener el tiempo ya mismo?




¡la vida es aquí y ahora! 
La vida se te va en un minuto, o en un minuto te la ganás para siempre. Nadie es responsable de tu felicidad o de tu infelicidad, sólo vos sos responsable de lo que pasa en tu vida.
Este es el momento justo.
Atrevete a dar el primer paso. Deja de mirar para afuera y preguntate:
¿Quiero realmente ser feliz?
¿Me atrevo a avanzar hacia la felicidad?
¿Me atrevo a tomar esa bendita decisión, esa temible decisión, esa jugadísima decisión que es SER FELIZ?
Si yo les preguntara qué quieren de la vida, la mayoría de ustedes me diría: “Quiero amor, amor, amor. Quiero que me amen, que me comprendan, que me escuchen, que me valoren, que me abracen, que me respeten…”.
Frente a esto la pregunta es: ¿Vos sabés amar ? Si realmente sabés amar no podés limitar tu capacidad de amar sólo a aquellos que te aman, eso es trueque amoroso y no tiene mayor valor. El amor auténtico no especula sino que se da incondicionalmente, sin esperar nada a cambio.
El desapego se produce cuando ya no nos aferramos a la necesidad física de la aparición del otro en nuestra vida para sentirnos felices, somos felices porque estamos vivos en el planeta.
Sólo se trata de eso, amar , amar y amar , reconocer que cuando amamos, se abren las compuertas de la percepción, y las maravillas de una energía sabia, actúa ese beneficio en nosotros. Todos los grandes seres dicen “Cada vez mas Tu, cada vez menos Yo”, por TU entendemos esa gracia superior que hace que la creación surja y se expanda, y por Yo, el mero ego, limitado, identificado con un cuerpo, lleno de deseos, expectativas, juicios y recuerdos, que hace que nuestra vida, sea chata y epidérmica, necesitada de afecto, por la incapacidad de ver que todo aquello que reclamamos ya es nuestro, y estuvo siempre en nuestro interior y es la sustancia y esencia de lo que somos. Cuando no amamos, y somos mendiguitos de amores ajenos, hay carencia, sufrimiento, anhelo, frustración, la eterna víctima, a la que el mundo finalmente nunca puede satisfacer, porque no está en nuestra naturaleza ser satisfechos por el mundo, sino por nuestra verdad
Aquí y ahora, es todo lo que existe, cuando vivimos en el momento presente, se comienza a crear una realidad diaria, gloriosa, entretenida, pero ilimitada, sin sufrimiento, sin miedo, sin recuerdos que atormentan, solo con amor, amor, y más amor.
Situarse en lo que realmente somos y vivirlo en plenitud de una vez por todas, dejar de repetir las frases célebres de los grandes seres, y vivirlas en serio. Dejar el recitado de memoria de las enseñanzas y hacerlas carne en nuestra vida diaria. Dejar las técnicas y viajes esotéricos compulsivos y amar en serio todo lo que existe y a todos en cada respiración, es comenzar a develar el misterio de la vida.
Lo único que existe es el presente, si querés cambiar, hacelo ahora, es la mejor ocasión. El cambio siempre es Ya mismo. Tu capacidad de percibirte vivo en este instante modifica tu historia para siempre. En este momento estás generando tu futuro, que en realidad solo es una ilusión, ya que tu existencia es siempre aquí y ahora
Nuestros pensamientos son muy poderosos, si visualizamos algo, si realmente lo creemos, se hará realidad.
Una conocida frase dice “Tu lo has creído, tu lo has creado”. Atraemos con nuestra energía todo lo que nos rodea. Cuando pensamos en separación y manifestamos emociones de odio, rencor, ira, etc, nos enfermamos, cuando amamos de verdad podemos sanarnos a nosotros mismos e incluso a alguien con solo tocarlo, mirarlo, sentirlo, sin tener que darle una tarjeta de presentación que diga que eres sanador, sabio o maestro.
El amor incondicional es el poder supremo.
El poder natural. El único verdadero que cuenta.
 Hasta cada instante.