BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

lunes, 9 de enero de 2012

meditaciones con los angeles 09 de enero

ABATIMIENTO

Consejo de los Ángeles:  

"Consumido estoy a fuerza de gemir, todas las noches mudo mi lecho y con mis lágrimas riego mi estrado".

Salmo 6:7

 El abatimiento 4es algo distinto al cansancio.  Cuando estamos cansados es que nos encontramos fatigados físicamente, pero cuando nos sentimos abatidos es que nos oprimen las circunstancias, hasta el punto de que no podemos conciliar un sueño reparador.  La vida se convierte en  una carga difícil de soportar, pero los ángeles no consideran necesariamente de un modo negativo el abatimiento, porque a veces es la forma de acercarnos a nuestro verdadero hogar, es decir, a Dios.   Son muchos los salmos que nos hablan de un abatimiento no del cuerpo, sino del alma.  Es entonces cuando el salmista se vuelve hacia Dios para salir adelante.  El abatimiento es la señal de que debemos detenernos y tomarnos tiempo para volver a comunicarnos con nuestro espíritu para pedir que se nos muestre el camino de vuelta a la vida.

Si te sientes abatido, pregúntate qué debe cambiar en tu vida.  Qué necesitas cambiar para renovar la fuerza y la energía? ¿Trabajas demasiado últimamente? ¿Te ha deprimido una relación? ¿Te pesan las preocupaciones?  Una de las posibles definiciones del abatimiento es la incapacidad para tener tolerancia o paciencia, así pues, pídeles a los ángeles que te den un suplemento de esas dos extraordinarias virtudes, que puedes surtir un maravilloso efecto de calma en ti.

Meditación de los ángeles:   
El abatimiento me servirá para reflexionar sobre mi vida y responder a las necesidades de mi espíritu