BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

sábado, 6 de junio de 2009

Los dos grupos de guerreros


Parece ser que había dos grupos de guerreros en un sitio determinado del planeta Tierra. Los dos grupos tenían conocimiento de los nuevos dones de Dios en la nueva era, y cada grupo incluía guerreros de la luz. Comprendían sus contratos y sabían que había fuer­zas oscuras en acción que quisieran evitar que alcan­zaran sus objetivos personales. Así pidieron a Dios los dones de la nueva energía y cada guerrero recibió su paquete según habían pedido.
Cada paquete dado a los guerreros era personal, y cada uno de ellos contenía tres elementos: una espa­da, un escudo y una armadura. La espada representa­ba la verdad y nunca podía romperse. La verdad es pura, y la espada ofrecía, también, una defensa per­fecta contra los engaños de los oscuros. El escudo representaba el conocimiento –conocimiento de la debilidad del enemigo, y conocimiento de eones de archivos de los antiguos. Ninguna energía podía penetrar el escudo, puesto que el
conocimiento anu­laba los secretos y las conspiraciones. Los secretos y las conspiraciones no pueden existir en la luz del conoci­miento porque su poder depende de un espacio negro de ignorancia. La armadura representaba el "manto del espíritu de Dios". Era la sabiduría de conciencia espiritual que daba a los humanos la capacidad como "partes de Dios" que son. Por lo tanto, representaba la sabiduría de Dios en todas las cosas; especialmente sabiduría para poseer la verdad y apoyar el conoci­miento frente al ataque.
Sucedió que hubo un ataque coordinado de las fuerzas oscuras. Ambos grupos de guerreros de la luz sentían que estaban preparados, y rápidamente busca­ron sus poderosos dones para rechazar al enemigo. Al acercarse las fuerzas oscuras, el primer grupo abrió sus paquetes y miró fijamente su contenido con incredu­lidad. ¡Estaba todo desmontado! Había un manual con una nota que decía, "SE REQUIERE MONTAJE". No podían estar listos a tiempo para enfrentarse al ene­migo, y así este grupo de guerreros fue invadido y vencido por aquellos que podían controlarlos. Sintieron amargura y pensaron que Dios les había engañado con una falsa esperanza y sentimiento de seguridad. Curiosamente, incluso después de la derrota, seguían teniendo sus paquetes pero pensaban que las herramientas eran inútiles.
El otro grupo había abierto los paquetes tiempo atrás. Habían ensamblado las herramientas y habían practicado su uso. Estuvo bien que así lo hicieran, porque descubrieron que la espada era casi demasiado ligera para manejarla correctamente. Descubrieron que el escudo tenía tantas posibilidades que les era difícil saber exactamente cómo sujetarlo, ¡y vieron que la armadura era realmente pesada! Con práctica y meditación, acabaron aprendiendo cómo equilibrar todo, y estuvieron preparados.
Se dieron cuenta de que ninguna de las herramien­tas funcionaba si no era con las otras. La armadura, lo más cercano a su piel, era la clave, porque de algún modo les daba la sabiduría para controlar la espada y el escudo. Además, el escudo se usaba de muchos modos dependiendo de la situación, y la espada se controlaba fácilmente cuando se usaba adecuadamen­te el escudo. Cuando llegó el ataque, el enemigo vio esta fuerza capacitada y escapó. La batalla no existió, y los guerreros se regocijaron de su victoria. No hubo víctimas y no se sufrieron heridas.

Postdata del autor:
Hay algunas personas profundamente espirituales que siguen esperando que Dios "haga algo" por ellas. Cuando necesitan sanación, le piden a Dios que lo haga, y esperan, esperan y esperan. Cuando quieren que las situaciones que les rodean cambien, piden a Dios que lo haga, y esperan, esperan y esperan. Esto es resul­tado directo del hecho que así es como funcionaba, y las antiguas escrituras lo muestran.
De hecho, la historia de Moisés ejemplifica esto. Dios lo hizo todo, y a Moisés y su gente se les enseñó que debí­an irse cuando se les dijera. Desde plagas hasta aguas divididas, pasando por el grabado de instrucciones en la piedra, todo lo hacía Dios. Incluso cuando los israelitas andaban por el desierto, Dios los alimentaba diaria­mente, enviando comida desde el cielo.
Esta era la antigua energía, antes de un tiempo en que a nosotros, como humanos, se nos permitiera el honor de llevar una mayor energía y capacidad. Cuando el gran maestro judío del amor. Jesús, anduvo por la Tierra, fue el mensajero que nos dio la. palabra de que todo estaba cambiando.
La edad del amor de Dios estaba sobre nosotros. Habló de dones espirituales y nos los mostró. Dio mara­villosos sermones, hizo grandes milagros, enseñó a un pescador a andar sobre las aguas, e incluso pronunció las siguientes palabras: "¡Podéis ser como yo!"
Su mensaje, pues, era claro: éramos criaturas espiri­tuales recién capacitadas si es que escogíamos serlo, con poderes que parten claramente de la mismísima fuente del amor.
Ahora estamos congregados en el milenio, y se nos dan más dones porque, como nos dice Kryon, los hemos ganado en esta era de amor. Incluso ahora, sin embargo, hay aquellos que sienten que los viejos métodos de esperar que Dios lo haga todo siguen estan­do vigentes; pero no lo están. En esta nueva energía, se nos pide que co-creemos nuestra realidad. La co-creación requiere dos entidades (a esto se refiere el pre­fijo "co"). Requiere la cooperación entre la fuente de Dios y la parte de Dios del humano llamada "yo superior".
Es absolutamente indispensable pues que aprenda­mos las nuevas maneras de funcionar espiritualmente en la nueva energía de nuestro planeta.
Las predicciones de maldiciones y pesimismo de Nostradamus llegarán y se irán, y muchos se darán cuenta de que Kryon tenía razón. Nos encontramos en un paradigma completamente nuevo para el planeta Tierra, y al navegar a través del tiempo en que todo debía terminar, más nos vale que empecemos a comprender cómo contribuimos espiritualmente en todo el esquema y encontremos las maneras designa­das para trabajar con Dios para hacer de este planeta un gran lugar. Aquellos que no lo hagan se decepcionarán mucho, y no comprenderán lo que ha sucedido.
Conozcan los dones.
¡Abran el paquete y utilícenlo!
Comprendan cómo la verdad, el conocimiento y la sabiduría trabajan conjuntamente ¡para dar un gran poder a esta nueva era!


TRATA DE NO HACER A LOS DEMÁS, LO QUE NO TE GUSTARÍA QUE TE HICIERAN A TÍ...

En muchas épocas, en muchos pueblos y en muchas tierras, han existido versiones de lo que
comúnmente se conoce como “La Regla de Oro”*; la versión que se presenta aquí se relaciona con
acciones dañinas.
Sólo un santo podría pasar por la vida sin jamás dañar a otros. Pero sólo un criminal lastima a los que lo rodean sin pensarlo dos veces.
Sin tomar en cuenta los sentimientos de “culpa”,“vergüenza” o “remordimiento de conciencia”, que pueden ser bastante reales y dañinos, también es cierto que el daño que causamos a otros puede regresar anosotros.
No todas las acciones dañinas son reversibles: se pueden cometer contra otro acciones que no se pueden descartar ni olvidar. El asesinato es una de estas acciones.
Podemos ver cómo una severa violación de casi cualquiera de los preceptos que contiene este
libro, podría volverse una acción dañina irreversible contra otro.
Arruinar la vida de otro puede destrozar la propia.
La sociedad reacciona: las prisiones y los manicomios están llenos de personas que dañaron a sus semejantes. Pero existen otros castigos: ya sea que se atrape a la persona o no, cometer acciones dañinas contra otros, en especial cuando se ocultan, puede causar que la persona sufra severos cambios en sus actitudes hacia los demás y hacia sí mismo, todos ellos infelices.

La felicidad y el gozo de la vida desaparecen.
Esta versión de “La Regla de Oro” también es útilcomo prueba. Cuando alguien persuade a otro que la aplique, en realidad puede comprender lo que es una acción dañina; nos aclara lo que significa dañar. La pregunta filosófica sobre las malas acciones, la discusión sobre lo que está mal, se contesta de inmediato desde un punto de vista personal: ¿No te gustaría que esto te sucediera?, ¿no? Entonces, debe ser una acción dañina y desde el punto de vista de la sociedad, una mala acción.

Puede despertar la conciencia social, puede permitirte distinguir lo que deberías hacer de lo que no deberías hacer.
En una época en que algunos individuos sienten que no existe restricción alguna a cometer acciones dañinas, el potencial de supervivencia del individuo se hunde a un nivel muy bajo.
Si puedes persuadir a las personas para que pongan esto en práctica, les habrás dado un precepto con el que podrán evaluar su vida, y para algunas, habrás abierto la puerta para que puedan reincorporarse a la raza humana.


"El camino a la felicidad está cerrado para aquellos que no se restringen de cometer acciones dañinas".


*“La Regla de Oro”: Aunque los cristianos la consideran cristiana y se encuentra en el Nuevo y el Antiguo Testamento, muchas otras razas y pueblos hablaron de ella. También aparece en los Anacletas de Confucio (siglos quinto y sexto a.C.) quien por sí mismo las citó de obras más antiguas; también se encuentra en tribus “primitivas”. De una forma u otra aparece en los antiguos trabajos de Platón, Aristóteles, Isócrates y Séneca. Por miles de años, el hombre la ha considerado una norma de conducta ética. Sin embargo, las versiones que se dan en este libro se acaban de redactar, ya que en versiones anteriores se creía que era demasiado idealista para llevarse a la práctica. Es posible llevar a la práctica la versión que aquí se presenta.

vidas pasadas



Algunas secuelas de nuestras vidas pasadas:
Los recuerdos de vidas pasadas que llevamos en el inconsciente, lo llamaremos “remanencias”, son los “recuerdos vagos” que aparecen por segundos y luego se esfuman, y las sensaciones inexplicables:
Algunos ejemplos:
· Gustos por determinadas cosas, como comidas, olores, etc.
· Preferencias o rechazo ante hechos puntuales de la historia y/o lugares del mundo.
· Placer por determinadas situaciones. Escuchar determinada musica provoca sesaciones físicas. Facilidad para hablar un idioma extranjero.
· Sensaciones físicas: dolores puntuales sin explicación médica: sensación de ahogo al utilizar cuellos altos. La mayoría de las veces están totalmente conectados con el momento del fallecimiento en otra vida, no necesariamente la vida pasada más próxima.
· Estar en un lugar determinado y sentir la sensación de haber estado antes.
· Sueños vívidos.

Estas son algunas de las remanencias más comunes, casi todos tenemos “recuerdos”, salvo que por nuestras creencias, no los aceptemos o los dejemos pasar por alto.
Las remanencias siguen a lo largo de nuestras vidas, siguen latentes en nuestro recuerdo más profundo.

Algo muy importante de aclarar, es que la esencia humana es eterna, es decir, la esencia humana siempre vuelve como humano, no existe la posibilidad de reencarnar como un animal y viceversa. Algunas religiones si lo creen, pero no es así.

¿Por que vivimos tantas vidas?

La vida en la Tierra es una “escuela”, dónde cursamos determinadas materias. Cuando estas “materias” no son aprobadas, debemos volver a cursarla hasta aprobarla. Muchas veces debemos transitar vidas similares, pasando las mismas dificultades hasta aprender la lección elegida. Por ejemplo: si en esta vida debo aprender a “perdonar” seguramente me veré enfrentado a situaciones dolorosas, debe haber alguien que me lastime o traicione, para darme la oportunidad de aprender a perdonar. Si en ese momento no lo hago, seguirán sucediendo similares situaciones hasta que “reconozca” la finalidad de las mismas y perdone. No es fácil pero se puede. Si a lo largo de la vida presente no logramos aprender y aprobar la lección, en la próxima vida pasemos las mismas cosas, hasta aprobarla, por ese pongo el ejemplo de la escuela, es la manera más simple de interpretarlo.

Seguiremos hablando del tema. Bea.

viernes, 5 de junio de 2009

¡CELEBRA LA VIDA!

No se si soñaba…
No se si dormía…
y la voz de un ángel dijo que te diga…
¡Celebra la Vida!


Piensa libremente,
ayuda a la gente,
y por lo que quieras
lucha y sé paciente,
lleva poca carga
a nada te aferres,
porque en este mundo,
nada es para siempre…

Búscate una estrella,
que sea tu guía,
no hieras a nadie,
reparte alegría.

¡Celebra la vida!,
celebra la vida,
que nada se guarda
que todo te brinda.
Celebra la vida,
celebra la vida,
segundo a segundo,
y todos los días.
Y si alguien te engaña,
al decir te quiero,
pon más leña al fuego
y empieza de nuevo…
No dejes que caigan,
tus sueños al suelo
que mientras más amas
más cerca está el cielo…
¡Grita contra el odio!
¡contra la mentira!,
que la guerra es muerte
y la paz es vida.
¡Celebra la vida!,
¡celebra la vida!,
que nada se guarda
que todo te brinda.
¡Celebra la vida!,
¡celebra la vida!,
segundo a segundo...
No se si soñaba,
No se si dormía,
y la voz de un ángel dijo que te diga…
¡Celebra la vida!
¡celebra la vida!,
y deja en la tierra tu mejor semilla.
¡Celebra la vida!,
¡celebra la vida!,
te escucho mas bella
cuando tu me miras.

¡Celebra la vida!,
¡celebra la vida!..
AXEL

Para empezar bien el día…

martes, 2 de junio de 2009

EL CICLO DE LA VIDA


Cuando estamos aquí pasamos por muchas etapas. Nos despojamos de un cuerpo de recién nacido, pasamos al e un niño, del de niño al de adulto, y del adulto al de anciano. ¿Por qué no dar un paso más y desprendernos del cuerpo adulto para pasar a un plano espiritual? Eso es precisamente lo que hacemos. Nunca dejamos de crecer. Y cuando llegamos al plano espiritual seguimos creciendo aún más. Pasamos por varias etapas de desarrollo. Cuando llegamos, estamos quemados. Tenemos que pasar por una etapa de renovación, una de aprendizaje y una de decisión. Decidimos cuándo queremos regresar, dónde y por que motivos. Algunos resuelven no volver. Prefieren pasar a otra etapa de desarrollo y permanecen en forma espiritual, unos más tiempo que otros, antes de regresar. Todo es crecimiento y aprendizaje, un crecimiento continuo. El cuerpo no es más que un vehículo que utilizamos mientras estamos aquí. Lo que perdura eternamente es el alma y el espíritu.


Extraído de "Los mensajes de los sabios" de Brian Weiss

lunes, 1 de junio de 2009

video diario

domingo, 31 de mayo de 2009

Amada naturaleza

Algunas de mis imágenes favoritas

Respeta las creencias religiosas de los demás



La tolerancia es una buena piedra angular sobre la cual construir las relaciones humanas. Cuando
observamos la matanza y el sufrimiento que ha causado la intolerancia religiosa a lo largo de la historia humana y en los tiempos modernos, podemos darnos cuenta de que la intolerancia es una actividad muy contraria a la supervivencia.
Tolerancia religiosa no significa que no podamos expresar nuestras creencias. Sí significa que tratar de minar o atacar la fe y las creencias religiosas de otro siempre ha sido el camino más corto a las dificultades.
Desde la época de la antigua Grecia, los filósofos han discutido sobre la naturaleza de Dios, del hombre y del universo. Las opiniones de las autoridades van de un extremo a otro. En este momento están de moda las filosofías del “mecanicismo” (La opinión de que toda vida es unicamente materia en movimiento y que se puede explicar totalmente mediante leyes físicas. Fue expresada por Leucipo y Demócrito (460 a.C. a 370 a.C.) quienes pudieron haberla adquirido de la mitología egipcia. Los seguidores de esta filosofía sintieron que tenían que abandonar la religión porque no podían reducirla a sus matemáticas. Fueron atacados por intereses religiosos y ellos, a su vez, atacaron a las religiones. Robert Boyle (1627-91) quien desarrolló la Ley de Boyle en física, lo refutó preguntando si la naturaleza podía o no tener diseños como la materia en movimiento). y del Materialismo, (Cualquiera de una familia de teorías metafísicas que ven el Universo como si consistiera de objetos duros como piedras, muy grandes o muy pequeñas. Estas teorías buscan explicar cosas como la mente diciendo que se pueden reducir a objetos físicos o a sus movimientos. El materialismo es una idea muy antigua) que se remontan a la época de Egipto y Grecia; tratan de afirmar que todo es materia y pasan por alto que, incluso cuando sus explicaciones de la evolución pueden parecer muy claras, todavía no excluyen factores adicionales que podrían estar en juego, y que simplemente podrían usar factores como la evolución. En la actualidad, éstas son las filosofías “oficiales” y hasta se enseñan en las escuelas. Tienen fanáticos que atacan las creencias y las religiones de los demás: el resultado puede ser la intolerancia y pleitos.
Si todas las mentes más brillantes, a partir del siglo quinto a.C., o de siglos anteriores, no han podido ponerse de acuerdo en el tema de la religión o la anti-religión, se trata de una arena de combate entre las personas, de la que nos convendría quedar fuera.
En este mar de contiendas, ha emergido un brillante principio: el derecho a creer lo que uno elija.
La “fe” y las “creencias” no necesariamente se someten a la lógica: ni siquiera se puede declarar que son ilógicas. Podrían ser campos muy lejanos entre sí.

Cualquier consejo que pudieras dar a otro en este tema es más seguro cuando simplemente afirma elderecho a creer lo que uno elija. Tenemos la libertad de presentar nuestras creencias y tratar de que otros las acepten, pero es un riesgo tratar de atacar las creencias de otros, y es un riesgo mucho mayor atacar y tratar de dañar a los demás por sus convicciones religiosas.
El hombre, desde los inicios de la especie, ha encontrado gran consuelo y gozo en sus religiones.
Hasta el “mecanicista” y el “materialista” de hoy en día, hablan casi como los sacerdotes de la antigüedad cuando diseminan sus dogmas.
Los hombres que carecen de fe son bastante infelices. Se les puede dar algo en qué tener fe. Pero
si alguien tiene creencias religiosas, respétalas.


El camino a la felicidad puede volverse conflictivo cuando no respetamos las creencias religiosas de los demás.