BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Canalización: soltar a tu familia de nacimiento. (parte 4)



Cuando un niño nace, los padres a menudo tendrán una abertura a más luz y amor. En aquel momento, un núcleo de amor incondicional, divino será tocado en los padres. Ellos sienten el carácter sagrado del nacimiento y del pequeño ser que se ha confiado en ellos y en la vida. Al nacimiento del niño sus corazones están abiertos de par en par, y ellos están en contacto con su propio ser divino, sagrado. Pero esto con frecuencia es temporal, porque mas tarde todo comenzara a calmarse, a envolverse otra vez en la realidad energética de los padres que existía antes del nacimiento del niño. Y así la abertura a la realidad basada en el corazón que estuvo ahí, también puede cerrarse otra vez y con frecuencia lo hace. Los padres retroceden a sus viejos modos de pensar, sentir y querer.


¿Y entonces que sucede con el niño que crece?

La mayoría de los niños eligen adaptarse tan enfáticamente al paradigma paternal, que ellos pierden el contacto con su energía del alma original, aquella de la que aun tenían mucha conciencia al comienzo de su encarnación. En esta primera fase de la vida (hasta la pubertad) ellos están tan preocupados en enfocarse en este mundo, y en conseguir el amor y la atención de sus padres, que ellos mismos olvidan quienes son.

El niño tiene un desenfrenado anhelo por amor y cercanía y cuando los padres no pueden proveerlo suficientemente, el niño se inclinara hacia otro lado para conseguirlo de cualquier forma. El creara ilusorias imágenes de amor.

El tomara por amor las energías indebidas, por ejemplo el orgullo de un padre cuando el hijo logra algo que en el mundo externo es visto como inteligente o bien hecho. Esta clase de orgullo paternal en realidad no tiene nada que ver con el niño. No es un orgullo en un logro interior, sino en un desempeño externo que no se origina necesariamente en los impulsos internos del niño. El niño puede crecer viendo a esta clase de orgullo como amor. Y a menudo mas adelante en su vida llegara a trabajar muy duro y no entenderá, siendo un adulto, por que tiene el impulso a trabajar tan duro todo el tiempo, por que el trabajo ha llegado a ser una adicción para el.

Una segunda distorsión o imagen ilusoria del amor es cuando el niño comienza a confundir amor con dependencia emocional. Muchos padres han experimentado ellos mismos una falta de amor real durante su infancia. Ellos no se han sentido verdaderamente acogidos en una atmosfera de cordialidad y seguridad. Cuando luego ellos mismos tienen un hijo, lo abrazan con señales mixtas. Por un lado, esta el amor genuino, por otro lado esta la necesidad subconsciente de suplir la perdida. Los padres intentan sanar sus propias heridas emocionales encontrando el amor y la seguridad emocional, que ellos perdieron en su pasado, a través de la relación con sus hijos. Cuando esto sucede, el niño recibe señales muy confusas por parte de sus padres.

La energía lo pondrá al tanto, los mensajes te amo y te necesito estarán indisolublemente intrincadas. Por este enredo, que ustedes podrían imaginar como una espiral de cuerdas retorcidas, el niño comienza a asociar amor con necesidad. Este enredo o ilusión es el comienzo de una relación emocional de dependencia entre padres e hijos, que puede tener un resultado muy destructivo, no solo en la relación padre-hijo, sino también a la larga en las relaciones íntimas que el niño tendrá como un adulto.

En las relaciones que tenga con otros adultos, el o ella podrían fácilmente comenzar a pensar que ser necesitado es un ingrediente esencial del amor en esa relación. Podrían entonces comenzar a interpretar los sentimientos de dependencia, incluso los celos y el carácter dominante, como una forma de amor, mientras que estas energías son diametralmente opuestas al amor.


Resumiendo esta primer parte del material, ustedes ven que siendo niños en el nacimiento aterrizan a un paradigma paternal que en el comienzo, es decir la primera mitad de sus vidas, causara totalmente mucha confusión. Es como si ustedes fuesen llevados por mal camino, y en un cierto momento entran a sus vidas oportunidades y posibilidades que los invitan a investigar, a desenredar el nudo. Entonces podrían sufrir una crisis de identidad, en la cual ya nada es cierto y ustedes constantemente dudan de quienes son y de quienes no son. Esto se ha descrito en las series de los Trabajadores de la Luz como la primera fase de la transición del ego al corazón.