BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

El mapa del apocalipsis ambiental

Auguran un escenario catastrófico para la argentina


Santiago Casanello 23.10.2009

A 45 días del comienzo de la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, los ministros británicos de Asuntos Exteriores y de Energía y Cambio vaticinaron un futuro negro. Incendios, desertificación y fin de la soja en el país. Buenos Aires, bajo el agua.
 
El gobierno británico presentó un mapa que ilustra las consecuencias apocalípticas que el cambio climático tendrá en la Tierra si las temperaturas llegan a subir tan sólo cuatro grados. Según expertos, es uno de los mapas más completos e interactivos que se han hecho hasta el momento y augura un escenario particularmente catastrófico para la Argentina.

Cuando faltan 45 días para el comienzo de la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, los ministros británicos de Asuntos Exteriores y de Energía y Cambio, los hermanos David y Ed Miliband, presentaron el mapa en el Museo de Ciencias Naturales de Londres.
El gobierno británico advierte que una subida de dos grados es el límite que aguantaría el planeta antes de entrar en un proceso de descalabro total. Con cuatro grados, tal como advierte el mapa, las consecuencias serían tremendas: temperaturas extremas, sequías, incendios forestales, aumento del nivel del mar, derrumbe de la producción agrícola y escasez de agua potable, entre otras. Ni más ni menos que un entorno hostil al desarrollo de la civilización humana. Como endeble alivio, David Miliband dijo que hoy no es posible “un mundo de cuatro grados”. Pero la preocupación no va a dejar de estar latente mientras siga la emisión de gases de efecto invernadero.
Las conferencias internacionales sobre cambio climático organizadas por la ONU donde participan la mayoría de los Estados lo demuestran. En ese mundo caliente del que ya se está en el umbral y tocando timbre, habría muerte, destrucción y pobreza. Aunque suene a un eslogan barato. Con cuatro grados, se derretirían los polos, subiría el nivel del mar y ciudades como Buenos Aires o Nueva York correrían la misma suerte que la Atlántida.
El 10% de la población mundial vive en zonas que se inundarían. Con cuatro grados, sequías constantes azotarían al Mediterráneo, a Sudáfrica y al este de China, además, en Norteamérica y Europa las temperaturas máximas serían de diez grados más que las de hoy, convirtiendo a esas regiones en verdaderos hornos. Con cuatro grados, habría menos reservas de agua, menos pesca en los océanos, reiterados ciclones tropicales, incendios en los grandes bosques y selvas como el Amazonas, más y nuevas enfermedades. El país se vería muy afectado. Más allá del detalle de que Buenos Aires, Rosario y Comodoro Rivadavia desaparecerían (como todas las otras ciudades costeras o ribereñas), el recalentamiento global le daría un golpe despiadado a la economía: los cultivos de trigo y maíz retrocederían un 40% y lo mismo, o peor, sucedería con la soja. A su vez, los glaciares serían un recuerdo de postal amarillenta y la Patagonia pasaría de árida a desértica. La acidificación del mar se llevaría puesto al ecosistema marino del Atlántico sur y chau producción pesquera. Los bosques del Sur, las selvas del Norte y los montes de arbustos (los de Córdoba, por ejemplo), vivirían de incendio en incendio. A nivel global, la consecuencia social más cruel sería la del hambre. Se calcula que habría un 20% más de estómagos vacíos, lo que equivaldría a que prácticamente la mitad de la población mundial sufriría desnutrición. En este sentido, el África subsahariana sería más que nunca una pesadilla dantesca. “Este mapa ilustra claramente la escala del reto al que hoy nos enfrentamos, el cambio climático es un problema global que necesita una solución global y es una solución que tenemos a nuestro alcance”, afirmó el jefe de la diplomacia británica. “Pero –añadió– para atajar el problema del cambio climático, todos nosotros, los ministros de Asuntos Exteriores, Medio Ambiente, Economía, Defensa y otras áreas del gobierno y las sociedades deben trabajar juntas para mantener la subida de la temperatura en dos grados. Sólo de esta manera podremos minimizar los enormes riesgos a la seguridad que representa una subida de cuatro grados en el mundo”. Por su parte, el ministro británico de Energía y Cambio Climático, Ed Miliband, señaló que el mapa pone de manifiesto la importancia de las negociaciones de diciembre en Copenhague. “Los científicos del Reino Unido han ayudado a ilustrar los efectos catastróficos que resultarán si el mundo fracasa en establecer el límite del incremento de la temperatura en dos grados”, puntualizó.
En la misma línea, el director del Museo de la Ciencia británico y uno de los artífices del mapa, el profesor Chris Rapley, señaló: “El cambio climático es algo real, ocasionado por los humanos y potencialmente amenazante para nuestras reservas de comida y agua, para nuestra salud y para nuestra seguridad. El mapa se basa en evidencias científicas. Detrás de todo está la dependencia del mundo moderno, globalizado, con el incremento de las cantidades de energía producidas por combustibles de hidrocarburos”. “Hay un límite en la atmósfera de cuánto podemos quemar, entonces resulta esencial que todos nos controlemos”. Apocalipsis tomorrow.


Fuente:
http://www.criticadigital.com/