BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

jueves, 29 de septiembre de 2011

meditaciones con los ángeles 29 de septiembre

NO ES JUSTO


Consejo de los ángeles:
 “Es mucho menos necesario saber cómo será la vida que abrirnos a su misterio”
JACK KORNFIELD, A Path with Heart

El Presidente Jimmy Carter dijo en cierta ocasión que la vida no es justa. El hecho de que fuera un presidente quien hizo tal declaración produjera una impresión muy intensa. La vida no es justa. Es triste, pero ¿dónde hemos aprendido la noción de lo que es justo? ¿Es justo para el resto de las personas tener que vivir en función de lo que otro considera justo? Cuando pensamos en el sentido de la vida, solemos olvidar la cuestión de la justicia. Recuerda que has aceptado que existe una imagen fundamental en el universo, una inteligencia divina que recuerda a tu corazón que no está solo y que este mundo no es una partida de dados que alguien juegue a nuestras expensas. Si la justicia existe, reside en el misterio. Aunque nunca seremos capaces de comprender por qué les suceden cosas buenas a los malos (y viceversa), debemos aceptar que el concepto de “bueno” es subjetivo y que existe un contexto más amplio que la información limitada que somos capaces de percibir con el cuerpo y la mente.

Si te pierdes en el intrincado laberinto de la necesidad de justicia, te volverás loco. Deja de esperar que las cosas sean justas y acepta lo que puede suceder, a ti o a los demás. Las cosas son así y no puedes cambiarlas. Después tienes que buscar una forma de curarte. Cultivar la virtud de la compasión es el mejor modo de iniciar el proceso de curación y de dejarte llevar a lugares inesperados. La vida no es justa, pero los actos divinos son inescrutables.

Meditación de los ángeles:
No me obsesionaré con la justicia y dejaré que Dios me guíe por el camino de la resignación y el amor.