BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

viernes, 2 de septiembre de 2011

meditaciones con los ángeles 02 de septiembre

LA PERSONA AMADA


Consejo de los ángeles:
“Cuando dos seres sienten una atracción incondicional y están dispuestos a sacrificarse el uno por el otro, es que están verdaderamente enamorados”
PARAMAHANSA YOGANANDA

¡Cuántas veces soñamos con un amor que pueda satisfacer nuestras necesidades y que nos traslade a una nube de felicidad! Pero el auténtico amor no es tan sólo una loca pasión o un éxtasis romántico; el verdadero espíritu del amor incondicional es la voluntad o el deseo de sacrificarse por la persona amada. Esto nos resulta más importante que nuestra persona y cuando transmitimos alegría, se nos devuelve duplicada, más allá de la euforia que pueda producir una droga o una fantasía. La persona amada extrae lo mejor de nosotros, los aspectos más nobles de nuestro ser o utilizando una frase de Abraham Lincoln: “Los mejores ángeles de nuestra naturaleza”. Los ángeles nos aman con una entrega total y cuando nosotros nos damos de la misma forma, estamos más cerca que nunca del reino de los ángeles.

Si tienes una relación amorosa, ¿puedes asegurar que tu pareja te ama verdaderamente? ¿Te ama y apoya incondicionalmente? ¿Estaría dispuesto a sacrificarse por tu felicidad? ¿Y tú? Si puedes decir que tu relación es así, considera que has recibido la mayor de las bendiciones. Si estás buscando un amor verdadero, empieza a cultivar las cualidades del amor incondicional y la compasión en tu interior y prueba a atraer hacia ti a una persona de características similares.

Meditación de los ángeles:
Doy amor desde lo más profundo de mi corazón y lo más alto de mi conciencia y merezco que me amen del mismo modo