BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

viernes, 26 de agosto de 2011

meditaciones con los ángeles 26 de agosto


PONERSE AL DÍA
Consejo de los ángeles:
“Cuando por fin se le presta atención, el cuerpo es muy elocuente. Es como convertir un violín en un Stradivarius”
MARION WOODMAN

Muchas de las personas que han prosperado invierten cada vez menos tiempo en dormir, comer o atender a sus hijos y a sus relaciones y tienen cada vez más tensiones. Marion Woodman, una analista jungiana, afirma que la mayor parte de la gente que pasa por su consulta dice necesitar tres meses “sin hacer nada” para ponerse al día consigo misma. De una u otra forma, tendremos ese tiempo: vivos o muertos, enfermos o sanos. Pero, ¿qué quiere decir Woodman con “no hacer nada”, cuando la mayor parte de la gente cree necesitar tres meses de trabajo para ponerse al día? ¿Qué significa no hacer nada? Si de repente te encontraras con que no tienes una lista de llamadas que responder, ni una pila de libros por leer, si tuvieras todas las facturas pagadas, la colada hecha y todas tus necesidades atendidas, ¿qué harías? ¿Cómo pasarías tu tiempo libre? La mayoría no sabría qué hacer porque, en realidad, tampoco piensa en ello. Quizá decimos: “Si tuviera tiempo, me gustaría ...”, precisamente porque sabemos que nunca va a llegar ese día. Seguramente tendremos más alternativas si nos contestamos nosotros mismos. Los ángeles nos guían para ponernos al día a lo largo del camino.

Disfrutaríamos más de la vida si apreciáramos las cosas pequeñas, como seguir los primeros pasos de un niño, en vez de empeñarnos constantemente en una carrera de obstáculos. Deberíamos revisar nuestros objetivos, porque, después de todo, son un medio para avanzar en la vida, pero no su destino. Los ángeles nos ayudarán mejor si permitimos que la vida se desarrolle en armonía con nuestro propio ritmo.

Meditación de los ángeles:
Marcharé a mi propio ritmo